06 enero 2008

Sixto Parzinger, obispo de Villarrica: “En Chile hay racismo contra los mapuches”

La Nación

–¿Pudo ejercer tranquilamente su rol como mediador?

–Me llamaron a las diez de la mañana, cuando los comuneros pidieron la presencia de la Iglesia , pero eso no significa que haya mediado, sino que tan sólo fue acompañamiento, una ayuda humanitaria al terrible suceso que había ocurrido.

–Sin embargo, la tensión del momento disminuyó sus posibilidades de ejercer mayor influencia en las negociaciones.

–Como le decía, no fui mediador. Lo que es cierto es que finalmente, entre tanto cerco y vallas de protección, nos permitieron la entrada.

–¿Cuál era la imagen del lugar cuando lo dejaron entrar?

–En el interior estaba el fallecido junto a dos jóvenes. Durante la tarde estuvimos con ellos, hasta que a las 17 horas retiraron el cuerpo. Afortunadamente pude acompañar a sus padres también, quienes estaban bastante afectados, pero a la vez serenos. Ellos decidieron al final que el velatorio se haría en su casa.

–¿Cómo se encuentra una solución para el pueblo mapuche?

–Es tan sencillo como tomar más en cuenta los reclamos del pueblo mapuche. Ellos se inquietan con tanta promesa que no se cumple por parte de las autoridades, por lo que aumenta la tensión. ¿Y qué ocurre después? Se criminaliza y se polariza el conflicto. Por eso, es necesario que el Gobierno actúe con un nuevo trato, con más diálogo y entendimiento. Ellos dicen hacerlo, pero en los hechos no se ve.

–¿Justifica las manifestaciones de comuneros que a veces caen en la violencia en sus actos de manifestación?

–De ninguna manera. Y por ello la solución es tratar más y de mejor manera con ellos. Además, como son impacientes, finalmente priman los radicales que llegan a esos extremos. Insisto: como no ven soluciones explotan muy rápido, llegando a acciones que lamentablemente terminaron con la vida de Matías Catrileo.

–Como extranjero, ¿ve en los chilenos enemistad con los pueblos originarios?

–Veo más que eso. En Chile hay racismo contra los mapuches en todo el pueblo. Aquí es el blanco contra el indio. Y lo que más duele es que no solamente ocurre en Santiago, sino también en nuestra región. Es como si el resto sintiera superioridad frente a un pueblo que quiere recuperar sus cosas. Y más terrible aún es que el racismo está latente, que la mayoría de las veces se manifiesta inconscientemente. En este país no se permite que se les trate igual.

1 comentario:

rodrigo dijo...

es importante recordar, que en el caso de alex lemun, el abogado facilitado por el observatorio indígena dirigido por josé aylwyn, sencillamente no se presentó al juicio, sin mediar ninguna explicación, quedando sin defenza y su asesino impune hasta el dia de hoy.

saludos manuel,

rodrigo