25 mayo 2007

DINA y duda metódica

En la prensa de hoy señala El Mostrador: "Se suicidó ex agente de la DINA procesado en caso Calle Conferencia. Agente civil Carlos Marco Muñoz. Ex DINA prestó testimonio en caso Soria un día antes de suicidarse. Esta es la segunda vez que un implicado en el caso Calle Conferencia se quita la vida, luego de que en 2005 lo hiciera el coronel (R) Germán Barriga -también ex DINA-, quien se lanzó al vacío desde un edificio de Las Condes. Marco Muñoz dejó una carta donde pide perdón a su esposa y culpa al ministro Víctor Montiglio y a la Presidenta Bachelet."

Tal suicidio habría ocurrido en el Cuartel de Telecomunicaciones del Ejército en Peñalelén (Santiago) donde Muñoz llevaba recluido meses... Muñoz, quién trabajó como cocinero y mayordomo de la Brigada Lautaro de la DINA, había entregado información fundamental a la justicia para saber el destino final de Victor Diaz, y cómo agentes que habría identificado le amarraron una bolsa plástica en la cabeza asfixiándolo, mientras un teniente de ejército le administró cianuro... ¿Y dónde recluyeron a Muñoz? En un local del ejército que él mismo denunció por el peso de su conciencia...

No es necesario conocer a Descartes para hacer uso de la "duda metódica" cuando se trata de la DINA, tampoco saber algo acerca de la pregunta kantiana por el "conocimiento a posteriori" de algo, pero...

¿Suicidio o suicidado? ¿No habrá algún "genio maligno" o "dios engañador" metiendo su manita por ahí?...

Duden ciudadanos, duden!!!

5 comentarios:

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Manuel,
Llevo un tiempo leyendo tu blog y queria darte las gracias por las noticias que posteas. No comento mucho ya que no se mucho de la situacion en Chile en general pero... gracias...
Viviste en Suecia?

saludos,
Lena

Pablo dijo...

Manuel, comparto la duda, es curioso que personajes que manejan información clave del submundo de la DINA mueran justo en momentos que están en posición de comenzar a hablar...
Ahora bien, si aún así resulta que fuera cierto el suicidio, pienso que se aplican plenamente la palabra de Benedetti: “un torturador no se redime suicidándose… pero algo es algo”.

María Graciela says dijo...

Permiiiiiiso!!

Uno andaba paseando así por los blogs, leyendo cosas cotidianas, de la vida, de los chicos y de las chicas.
Derrepente aparezco así, y como que me doy un remezón y pienso.
Ahora pienso. Y dudo, que es lo más importante.

Y tiemblo por ello


agt...

escalofríos!

HugoRueda dijo...

Acabo de replicar tu comentario en mi blog. Lo que me parece increíble y aún no puedo asumir es la ingenuidad o estupidez que nos caracteriza a los chilenos, al creer en la misma justicia que fue cómplice de las violaciones a los derechos humanos de la dictadura, en pensar que un testigo clave puede ser dejado en las mismas manos asesinas que denuncia, así como pensamos que un dictador como Pinochet no hubiera robado a manos llenas. Creer en la reconciliación como un hecho posible, forma parte no de las utopías sino de la mentalidad del absurdo.

Jack Celliers dijo...

Interesante blog.

Hay que hacer memoria. Y hay que aprender. la próxima vez (va a haber una) hay que romperles la cabeza y que no la levanten.