05 julio 2007

El "Guatón Romo" y la nada


El torturador Guatón Romo fue enterrado hoy y nadie asistió. Frente a su
muerte hay dos posibilidades: o nada que decir, o decir la nada. Opto por la
segunda.

Murió cumpliendo condena por Jorge Espinoza Mendez, Diana Arón, Ricardo
Aurelio Troncoso Munoz, Hernán Galo y María Elena González Inostroza, Elsa
Leuthner Muñoz y por Manuel Cortéz Joo. También tenía condenas, con recursos
pendientes, por Sergio Tormen y Luis Guajardo Zamorano, Ofelio Lazo Lazo,
por Cecilia Bojanic y Flavio Oyarzún, Iván Montti, Herbit Ríos, Julio Flores
Pérez, Sergio Lagos Marín y Jacquelinne Binfa. Los procesamientos son muchos
como para enumerarlos, pero de cada condena y cada procesamiento fue
personalmente notificado.

Nadie en Chile quiere hacerse cargo de él.

Y eso que fue la encarnación de una parte sustancial del verdadero rostro de
la Nación Chilena.

De esa Patria que conocen bien los mapuche desde la "pacificación de la
araucanía"; los peones "vagabundos" y "malentrenidos" arrojados a las
cárceles móviles de los Carros de Diego Portales; los artesanos de la
Sociedad de la Igualdad aplastados por las armas del conservador Presidente
Manuel Montt; los miles de obreros indefensos acribillados en la Escuela
Santa María de Iquique a manos del ejército del gobierno del Presidente
Pedro Montt; los obreros salitreros en huelga en la oficina San Gregorio
asesinados por el ejército en 1921; los obreros salitreros en huelga en la
oficina La Coruña muertos por el ejército en 1925; los centenares de
homosexuales arrojados al fondo del mar por el paco Presidente Carlos Ibáñez
del Campo; los cientos de campesinos, obreros agrícolas y comuneros mapuches
en Ranquil masacrados por parte del ejército y carabineros en 1934; los seis
trabajadores asesinados junto a la obrera textil Ramona Parra por
carabineros en una manifestación pacífica en la Plaza Bulnes de Santiago en
1946; los pobladores de la José María Caro muertos por el ejército en 1962;
los trabajadores en huelga en la mina de cobre de El Salvador en 1967; los
pobladores de Puerto Montt en 1969; los sacerdotes, niños, mujeres,
jóvenes, hombres, adultos mayores, en su mayoría trabajadores y estudiantes
torturados, presos, relegados, ejecutados, exiliados, hechos desaparecer
sistemáticamente de 1973 a 1989, entre otros, por el Guatón Romo.

Su sueño era purificar a la Nación exterminándola. Su mayor preocupación
confesada era que no mató suficientes.

Qué triste decirlo: el Guatón Romo no fue una excepción histórica, sino la
confirmación de la regla de un continuo de atrocidades que el ejército
chileno, que la Patria ha estado dispuesta a materializar.

Las causas en las que le tocó responsabilidad seguirán tramitándose en
tribunales, pero respecto de él se sobreseen definitivamente, porque no se
puede perseguir penalmente a los muertos. Pasó "a mejor vida" antes de que
se hiciera justicia. Otro manto de impunidad cae sobre Santiago.

Nadie fue a su funeral, pero todos estuvimos ahí.

Hay una carrera contra el tiempo que tenemos que ganar. Se hace urgente
acelerar las causas y dictar las sentencias condenatorias a los violadores
de derechos humanos. Ello por sí mismo no cambiará el verdadero rostro de la
historia de Chile. Nada podrá llenar el vacío impuesto por los Romo. Pero
asegurar verdad, justicia, castigo a los culpables y reparación a las
víctimas es una señal de dignidad mínima que nos cabe dar como
(sobre)vivientes contemporáneos ante tal cúmulo de barbarie.

No solo por los de ayer y por los que vienen, si no por nosotros mismos.
Para no quedar reducidos a la nada.

Publicado en La Nación

15 comentarios:

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

Bueno...entonces mi pregunta es como se accelera esos procesos? Que se puede hacer para que esto succeda? Me parece que los jueces o quienes sean no les interesa para nada la justicia y hacen todo lo posible de enterrar las causas.
...y ese malnacido no merecia ni tener fotos de su entierro en los periodicos....

Anónimo dijo...

bien Manuel, lo que dices es lo que pensamos muchos de nosotros los que no transamos y lo mas importante no olvidamos.

un abrazo
Ana

Anónimo dijo...

“Tenemos una maquinita, que se despierta, cada vez que muere uno de estos cretinos, y es el recuerdo del asco”.

Ayer no debía dormir, por la mañana me había llegado un mensaje de Juan y su compañera, en que me decía que había muerto el "guatón romo", Cosa que no me produjo alegría, quizás esa indiferencia que sentí muchas veces, desde que era otro, cuando unos sabe que esta en otra dimensión, después de la lluvia de cristales roto, cuando cada espejo te queda mirando desde el suelo.
Cuando sabes que la diferencia entre la vida y la muerte se vuelve un delgado, un muy fino hilo, y lo asumes como un paso que te tocara dar en cualquier momento, en un lugar donde vales menos, que una de las piedrecillas del suelo de grava, de la entrada de villa Grimaldi.
Allí creo estuve un poco en el infierno del Dante pero un infierno real, donde todo era surrealismo y locura, si todo allí era locura, los limites se habían acabado, nada era dimencionable, era la creación diabólica del sufrimiento frente al monitoreo de tus debilidades.
Y donde la mas sola del las soledades me acompañaba, cuando me dejaban en esa jaula donde cabía apenas, comencé a conocerme a encontrarme por dentro. Dentro de mi habían amplios lugares donde yo me iba para no escuchar los gritos que provenían de la sala de tortura, prefería escuchar a los niños en un lugar, allí afuera…… ¡sabes niño que ocurre aquí adentro!
¡¡No se a que distancia de tu colegio, mientras tu estas jugando esperando que te llame la campana!!
Aquí están matando, sigue jugando niño por favor, seguro no exhaustes los cadenazos sobre el cuerpo del compañero que mataron ayer.
Nunca había escuchao tambor mas extraño, era la caja de resonancia de un tórax.

Niño vete a tu casa…
Sigue siendo niño y sigue riendo…. que hasta hoy ya viejo te escucho y eres un grito de vida y no de horror como el que aquí me rodea.
Ve donde tu madre que te esta esperando.

Allí estaba, había un punto dentro de mí, por donde podía pasar a la libertad, a mi libertad, que nunca me quitaron. Quizás hacían mierda mi cuerpo y el dolor se volvía una inmensa lengua que no cabía en mi boca.
Vi muchos años nuevos cuando me ponían corriente en los ojos, las luces de colores estridentes y las risas de sus cuerpos hediondos con su jerga cuartelera. Cuando -ya no te puedes mover- porque tu cuerpo no te obedece y me sacaban arrastrando, pero ya nada te podía doler, era como si de pronto se cortara la sinapsis neuronal y no tuviera cuerpo… fueras solo una cabeza de la que te traían arrastrando como saco, desarticulado, pero que no estaban muerto, solo eras sed, en un inmenso desierto de tu cuerpo y tus espejismos mentales.
Eras la cosificación del hombre.
Así te conocí “guatón romo”, me fuiste a buscar cuando justo entraba a mi casa, con hombre, con rostros de latón, de remaches y metralletas, yo solo tenía las armas, de mis estudios de Trabajo Social.
Ya dentro del vehículo, me dijiste, ya cabrito, te vamos a ponerte el colirio, el “colirio”. Y me llenaron los ojos de scoch.
Desde ahí solo escuché preguntas y sentí los primeros golpes en mi rostro, pero yo solo quería saber por que calles me llevaban, esperando un tiro en la cabeza, en cualquiera esquina.
Pero no, no era tan fácil, había que conocer su infierno particular y llegando me pusieron la venda mi recibimiento fue una pateadura interminable.
Luego vino lo que contar se puede y que muchos ya lo han contado, pero que con el tiempo te das cuenta, que aunque quieran escucharte nunca dimensionaran el horror. Es entones que sigo solo con mi mochila y mis recuerdos.
Me ibas a buscar de noche, con el larguirucho, aunque siempre estaba de noche, --pero es que era ese silencio, que en ese lugar casi nunca había- lo que me hacía imaginar que era noche detrás de la venda.
Vamos a practicar, Karate, cabrito, porque según el los magnetos estaban ocupados, no se donde me llevaban, solo se que parecía una gran sala.

Después de practicar cada golpe y cuando tenia la boca como un bulto y los ojos cerrados me decías haber cabrito, cuéntanos un chiste, Esa vez me reí, me reí, a carcajadas, como un loco, como me lo permitía mi boca torcida, si todo esto era un chiste.

Como no iba a ser chiste que me querían fusilar y no me fusilaban….

Santiago

Anónimo dijo...

Cierto Manuel, que verdad mas clarita, con los romos nada, la nada misma, romo es el simbolo de los despatriados, de todos esos carceleros asesinos que cobijan las Fuerzas Armadas, creo que hoy al morir este especimen nace un nuevo nombre para la traicion y el asesino, romo, asi la historia lo recordara, y ojala que no lo olvide y que que tambien no se olvide que en su funeral no hubo nadie, todo mi afecto cro,
Fabi

Anónimo dijo...

Felicitaciones por este atronador grito en el silencio impuesto por quienes se acomodan en el poder con disfraz de luchadores sociales.
Víctor

puebloppd dijo...

Manuel:
Qué dificil resulta a veces ser parte de la Concertación cuando vemos a diario la institucionalización de la impunidad.
Grandes abrazos fraternos y rebeldes para tí de una PPD de izquierda.

P.D. Subí tu artículo a mi blog

Valeria Bustos A.

Anónimo dijo...

Lamentablemente, tambien fue el desgraciado que torturo hasta la muerte a Lumi Videla, Madre de Dago Perez Videla. La torturo, despedazo los pezones de tan hermosa mujer y luego fue lansada al patio de la embajada Italiana. Lo mas deporable es que cuando Guaton Romo es arrestado en Brazil y detenido en la central de Investigaciones, por cosas del azar. Mi hermano Dago tiene la oportunidad de encontrarse frente a frente con el. Este omnioso ser lo unico que desea es abrazar a mi hermano, produciendole un vomito espantoso. Con un ojo ido y una realidad turbia, este susodicho lamenta el hecho de haber torturado a Lumi, todavia se encuentra "amigo" de ella. Ningun remordimiento, solo lamenta el modus operandi, no el hecho de haber extinguido una vida. Espero que exista el purgatorio. Arriba hermanos-as. La DIGNIDAD HUMANA NO ES TRANSABLE. RBRG

Marxxxcelo Valdes dijo...

Este malnacido,al cual no existen palabras en el diccionario adecuadas para definirlo,ya que decir que es hijo de puta o un bastardo o enfermo mental seria ofender a las maravillosas damas de compañia y a los que nacieron fuera del matrimonio lo cual a veces no es tan malo despues de todo y a seres maravillosos hijos de dios de los cuales poco ap oco la ciencia avanzan en relacion a lo que se ha conocido como inteligencias multiples.
Este engendro social chileno,hijo del vomito facista despreciable que representa lo mas asqueroso y por ende una parte de lo peor de la nacion y del mundo no se merece como bien dijo alguien por ahi..ni siquiera una miserable foto en algun diario ni el mas inmundo pasquin.. pero cada vez que estos despreciables estiran las patas sale el habla de algunos que se acuerdan del o que paso con la misma liviandad que se recuerda el mundial de futbol del 62 y algunos como el diario la segunda lo calificaron de "mitico" por favor !!!.
Creo que da lo mismo que no haya ido nadie ,porque en el fondo no estaba tan solo..tuvo una concertraicion de amigos detras que se dice de izquierda pero nunca lo han sido o se les olvido cuando empezaron a negociar y robar,tuvo una torpe suprema de viejos de mierda con alzeimer y gota y una derecha que espera algun dia ser gobierno para hacerles un tributo a todos estos pasteles de mierda.
Tu Manuel siempre nos recuerdas la dolorosa historia..no lo digo por ti..sino por otros que se acuerdan a veces....
espero que lo sepulten en un vertedero y espero que en el infierno al guaton le pongan una manzana en el hocico y lo asen al palo.

Marcelo Valdes.indignado.

http://www.tallarinesycerveza.blogspot.com

PAZ TRAVERSO dijo...

Lo peor de todo y como tu bien dices es que muchos estuvimos en ese funeral !!! en mi imageneria me hubiese gustado que cada muerto en sus manos le haya mirados a los ojos mientras padecìa su delirio .
Besos Manuel

Anónimo dijo...

"Nadie fue a su funeral pero todos estuvimos ahí" Manuel Guerrero Antequera.

¡Que genial¡ muchas gracias por tus escritos tan certeros.
Fuerte abrazo,
Noemí

Anónimo dijo...

Manuel Guerrero :
Tu articulo sobre el criminal Romo es necesario, pero en un momento hablas de impunidad , seguramente ignoras de que estuvo 11 años presos , por supuesto muy poco para los crímenes que cometió, pero de ahí hablar de impunidad ;me da la impresión que hay cierta frases que se dicen para parecer de “izquierda“.
Saludos de Compañero, Rigo

Manuel Guerrero dijo...

Gracias Rigo por tu feedback. Y si te fijas comienzo el segundo párrafo de la columna destacando lo que tu mencionas: “Murió cumpliendo condena por Jorge Espinoza Mendez, Diana Arón, Ricardo Aurelio Troncoso Munoz, Hernán Galo y María Elena González Inostroza, Elsa Leuthner Muñoz y por Manuel Cortéz Joo. También tenía condenas, con recursos pendientes, por Sergio Tormen y Luis Guajardo Zamorano, Ofelio Lazo Lazo, por Cecilia Bojanic y Flavio Oyarzún, Iván Montti, Herbit Ríos, Julio Flores Pérez, Sergio Lagos Marín y Jacquelinne Binfa. Los procesamientos son muchos como para enumerarlos, pero de cada condena y cada procesamiento fue personalmente notificado”.

Y me parece estupendo el titánico trabajo de avance en materia de justicia que han logrado los abogados del programa de DDHH del Ministerio del Interior, los del Basic y muchos más. Siempre cuido bastante el mencionar los avances, pero al mismo tiempo trato de extender lo posible hacia un “más allá” necesario, en materia de justicia, para que nuestra sociedad pueda operar como una comunidad ética para la cual nunca será suficiente lo que se haga en materia de ddhh. En este sentido el tema de la impunidad no es una crítica específica a los gobiernos de los últimos 17 años, sino a un “modo de ser” de nuestra sociedad en términos históricos, por ello es que hago el relato de las continuas matanzas que han habido, para historizar la figura de Romo, y no considerarlo una “excepción genética” o un marciano aparecido en dictadura, sino un ejemplar de una forma de conducta que debemos cambiar en nuestra práctica cotidiana, mediante el fomento a la tolerancia, pluralismo real, justicia social, en definitiva, mediante el combate a toda forma de exclusión social (lo que supone un cambio importantísimo en la FFAA, para empezar).

Coincido plenamente contigo que se han dado pasos importantísimos para reducir la dosis de impunidad que muestra nuestra historia nacional en los últimos años. Pero al mismo tiempo, desde la perspectiva de la “comunidad de las víctimas” lo acontecido es a tal modo brutal que los avances son pocos, pues siempre habrá algo más que hacer, y ese es mi llamado. Por supuesto en el marco del estado de derecho, motivo por el cual no llamo desde una consigna a “todas las formas de lucha”, sino a acelerar las resoluciones condenatorias para que no queden casos impunes, lo que se logra, entre otros, con presión social de parte de la ciudadanía haciendo memoria que no nos hemos olvidado, que sigue siendo un tema relevante, etc.

El tratamiento que hago, entonces, intenta no operar desde un discurso de “izquierda” necesariamente, sino en términos más genéricos y universales de ética de los ddhh, incluso cristianos: solo la justicia permite la paz.

Saludos y gracias nuevamente por darte el tiempo de escribirme y leer mis comentarios,
Manuel G.

Anónimo dijo...

Estimado Manuel comparto su apreciación de los hechos y realmente me gustó como tocó el tema.

Felicitaciones.

Leonel

Anónimo dijo...

Estimado Compañero Manuel Guerrero: Gracias por responderme, y además entender cabalmente mi intención política de mi comentario. Estoy totalmente de acuerdo con tu apreciación de los Derechos Humano. Creo que nada es suficiente, para hacer conciencia de un tema tan universal y tan basto , es un tema del PODER., seguramente requiere un estudio mas profundo . El Poder absoluto trae consigo el atropello a los Derechos Humanos.
Con Cariño y respeto
Rigo

Anónimo dijo...

Grande Guaton Romo.

El Jack Bauer chileno.

La historia le hará el homenaje que merece por combatir el terrorismo.