27 abril 2007

Belleza que transforma

Sigamos con Jorge Drexler. Desde su concierto no he podido salir de él. Observo y veo a través de sus canciones. Casi podría afirmar que "me movió el piso", como decimos en chileno, me "conmovió", en el sentido que lo real se me aparece de otra manera, teñido, mediado por la hermosura de sus letras.

Uno de los recuerdos más hermosos que tengo de las clases de filosofía fue cuando tratamos acerca de "lo súblime", es decir, lo que lo bello produce en nosotros, como en su contacto, señalaba Kant, se suspenden las facultades del juicio. "Aquí no importa - decía Kant en 1763- lo que el entendimiento capta, sino lo que el sentimiento siente". Uno simplemente se desgasta al mirar una pintura, uno entra en la pieza musical y se pierde en ella o, más bien, se encuentra a sí mismo de otro modo.

Es lo que me sucede con Drexler, y antes con Spinetta, con Hugo Moraga y Neil Young, cantautores que atrapan, desde lo singular, lo universal, y lo hacen con una belleza que conmueve, remueve los cimientos de lo cotidiano, y te lanzan a otra posibilidad de ser.

Todo se transforma, canta Drexler, y es lo que captaron con magistralidad estos niños que vivieron su canción a su modo, mágico, digno, profundamente humano.

Que lo disfruten y que tengan un excelente fin de semana!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente me encaaaaantas!!!, como explico cuando tu tambien me mueves el piso? "ocupando de apoco el espacio de mi abrazo hueco"

te quiero mucho

karen

Iris dijo...

la belleza mueve y lo sublime aquieta.

voy en busca de Drexler y "Lo bello y lo sublime" lo tengo ahora mismo en mi pantalla, el original y tu versión, espero regresar menos analfabeta, la próxima semana

un abrazo y gracias,
Iris

Pola dijo...

A gente que quiero mucho le regalé entradas para verle...fue valoradísimo por mi hermano uruguayo que vio remecido hasta el último de sus huesos...sobre todo por este ambiente cálido y cercano del que hablas

M. Nicolas dijo...

mimo:

insistimos, "quilonga de un moro judio" es tremendo. escucha todas las canciones de ECO, y veras...

y un paréntisis...Kant?! ese reprimido...
:-)