25 septiembre 2006

Gracias por la danza


Acaba de fallecer el coreógrafo chileno Patricio Bunster. Una de las personas más vitales, brillantes, exigentes y comprometidas que he tenido la oportunidad de conocer. Su carisma, amor por su actividad y profundidad de mirada era tal que estuve a punto de abandonar la carrera de sociología y cambiarme a danza luego de las múltiples conversaciones que sostuvimos en torno a la contingencia politica, el arte y, claro, la fuerza transformadora de los sujetos, individuales y colectivos, cuando entran en contacto con la danza.

Acá va mi breve y apurado homenaje al Maestro Patricio Bunster.
Un abrazo, Manuel.
------
GRACIAS POR LA DANZA

En nuestros tiempos “post” se ha diagnosticado el “fin de la historia” como el término de la posibilidad de generar proyectos colectivos de emancipación. Qué visión más sospechosamente conveniente para las políticas individualistas neoliberales que requieren del olvido social para operar sin contrapeso. Y qué dictamen más lejano de las reales posibilidades que tienen los pueblos para crear mayores espacios de libertad e igualdad. Baste como medio de prueba un solo ejemplo de vida que encarna esta potencia realizadora de la humanidad: Patricio Bunster.

En la cuarta década del siglo XX, Patricio cursaba cuarto año de Arquitectura. Sin embargo, el impacto que le provocó ver la actuación del Ballet de Kurt Jooss fue de tal magnitud, que decidió dar un giro a su vida, convirtiéndose en uno de los primeros estudiantes de la Escuela de Danza en Chile. Fundado el Ballet Nacional Chileno en 1945, Patricio se desempeñó como solista en múltiples obras, como Coppelia, Rey Dosselbart, Leyenda de José, Gran Ciudad, Baile en Antigua Viena, La Mesa Verde y Juventud. En 1951 fue solista además del Ballet de Jooss y bailó en Alemania, Bélgica, Holanda, Suiza e Islas Británicas. Luego, siguió estudios intensivos en Londres con el maestro de la danza moderna, Sigurd Leeder.

En 1954 regresó a Chile y asumió como solista y subdirector del Ballet Nacional, hasta 1964, aportando con sus propias coreografías a la danza nacional: Bastián y Bastiana, Calaucán, Surazo, Capicúa 7/4, Amatorias, Uka Ara, La Silla Vacía, Catrala Desciende, Los Siete Estados, Aurora, Las Tres Caras de la Luna y Vindicación de la Primavera. Participó activamente en la Reforma Universitaria democratizando la Escuela de Danza de la Universidad de Chile, donde fue elegido por académicos y estudiantes como su Director.

El diseño formativo de Patricio era inédito para la danza, pues su plan de estudios contemplaba una etapa preparatoria a nivel de las comunas del país, seguida de una etapa básica común de tres años en la Escuela, que culminaba con un período de especialización conducente al título de Instructor, Profesor, Bailarín, Coreógrafo o Especialista en Notación. Patricio vinculaba, además, el Taller Coreográfico con las giras nacionales, lo que permitía la inserción rápida de la creación artística de punta en la realidad y el público nacional. De este modo se generaron diversas obras de Hilda Riveros, Rob Struyf, Joachim Frowin, entre otros, y del propio Patricio, que las creaba para el Ballet Popular que fundara Joan Turner, viuda de Víctor Jara, y quien fuera su compañera durante años.

Producido el golpe militar Patricio salió al exilio a la República Democrática Alemana, donde trabajó hasta 1985 como profesor de danza moderna y coreógrafo en la Escuela Palucca de la ciudad de Dresden y como director de movimiento de montajes teatrales. De aquella época son sus coreografías A pesar de todo, Tui Sum, Saludo para Amadeo, Porque tenemos sólo una vida y Relumbrará su sombra, que se estrenó en el Ballet de la Opera Cómica de Berlín. Por su labor docente y creativa recibió innumerables distinciones, siendo elegido en 1984 miembro correspondiente de la Academia de las Artes de Berlín. Trabajó como coreógrafo invitado en el Ballet Nacional de Cuba, en el grupo de Danza de la UNAM de México, en Noruega y Costa Rica, y dictó cursos en Alemania Federal y en el Laban Centre de Londres.

Apenas la dictadura levantó en 1985 la prohibición para su regreso, Patricio, junto a la maestra Joan Turner, fundó el Centro de Danza Espiral, donde retomó la formación de Intérpretes, Coreógrafos y Profesores de Danza, así como la difusión de la danza a los sectores marginados de la sociedad. Su labor creativa no la interrumpió a pesar de ser un octogenario y a partir de 1988 participó como actor de reparto en numerosos filmes nacionales, siendo memorables sus roles en La Frontera, Sub Terra y El Chacotero Sentimental.

En 1995 recibió el Premio Municipal de Arte, en 1996 diseñó la carrera de danza de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano siendo su Director desde entonces, y en 1997 fue condecorado con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral en el Grado de Oficial. En 1998 fue elegido Miembro Correspondiente de la Academia de las Artes de Sajonia y el 2004 obtuvo el Premio Altazor.

Contagiado por su carisma fui uno de los tantos que tomó cursos de danza en el Espiral. Ahí pude sentir el goce del movimiento, de la coordinación de individualidades que logran conformar un todo organizado y armónico. En ocasiones lo acompañé a establecimientos educacionales populares y pude comprobar la transformación en acto del mundo de la vida de aquellos niños y jóvenes al entrar en contacto con la danza y cómo ésta resulta clave para la conformación de la memoria colectiva, esencial para la constitución de sujetos de cambio que, para llegar a ser tales, deben dotarse de un “nosotros” que les permita salir del desánimo y la amargura de quien ha terminado por creer que está sólo en el mundo.

Recientemente nos hemos enterado de tu fallecimiento. Pero el amor a la humanidad que entregaste no tiene punto de término. Con personas como tú la historia de las sociedades siempre se movilizará hacia nuevos horizontes y ya vemos como tus coreografías son bailadas por otras generaciones que construyen ese mundo común en que todos y todas llegaremos a ser auténticamente libres e iguales. Gracias Patricio por guiar nuestros pasos. Gracias por la danza.

Archivo de la columna en La Nación (pdf)
Sobre El Espiral y Patricio (pdf)

18 comentarios:

Paty Bravo dijo...

Manuel, sin duda una pérdida irreparable, un ejemplo de vida de lucha y compromiso.
Que falta que nos harán sus pasos y su compromiso

Iris dijo...

el arte al servicio de todos, especialmente de quienes tienen dificultado su acceso, maravillosa obra que lo hará permanecer

saludos,
Iris

Anónimo dijo...

Manuel:

Fui alumna de él en el Espiral...

Gracias por el aviso !!!!

Anónimo dijo...

Gracias Manuel por el justo homenaje que rindes a un gran hombre de la cultura y de una época gloriosa de las artes en Chile. Yo tambien lo conocí en la Mesa Verde, y ello abrió mi apetito por el ballet, como espectador por cierto, hasta hoy. Alexis

Anónimo dijo...

Mi estimado Compañero Manuel... muy bueno lo que escribiste sobre el maestro bunster, pero sabes, y disculpando el aprovecharme de la cuyuntura.. me gustaría leer algo sobre todos esos heroes anónimos que en algún momento dieron la vida por una causa..

he asistido a muchos funerales de compañeros que no han llegado a tener tribuna...pero cuyo aporte tanto a la lucha cotidiana como a la conciencia de gente como nosotros los llevará a convertirse en clásicos....

uno de los grandes fue Diego Lira quien murió en la clandestinidad, pero que entregó todo por nuestro chile querido...

Un abrazo grande amigo mío

Mabe

Anónimo dijo...

Gracias por el refresco de memoria.

Anto

Anónimo dijo...

Un gran hombre para regar nuestras esperanzas por alguna Patria justa algún día.Irradió de soles y bailes,de movimientos y armonía los momentos más fecundos de esta tierra nuestra.Es un vencedor y su cancerbero se pudre entre estafas,lavado de dinero,tráfico de armas,asesinatos,etc.Un hombre de la danza que alcanzó la victoria definitiva.Oscar desde Talca.

Anónimo dijo...

Hola Manuelito. El maestro Buster, le dirigió la tesis de Licenciatura en Artes
Escénicas de la U. Arcis, a tu "prima" del exilio,nacida en Budapest, nuestra hija
Camila. Ella abordó en su tesis el tema de la "Danza-Teatro" y fué muy bien
evaluada. Ahora la Cami está en Francia trabajando con la Compañía francesa, Royal
de Lux. ( Sin duda, muy triste, por no haber podido despedir a su querido Maestro).
¡Lo siento mucho, Cami!.

Anónimo dijo...

Sr. Manuel Guerrero,
Cada uno de sus mensajes es poesia y sabiduría.
No se como llegue a su listado, pero lo agradezco. Vivo en Nueva York y soy artista, soy peruano, pero viví 12 anos en Chile antes de venir aquí y agradezco sus mensajes.
Atte,
Guido

Anónimo dijo...

"Su recuerdo merece más que una lágrima, pero yo no me quedo con su dolor, que lo comparto. Me quedo con su risa y su vitalidad a toda prueba"

Anónimo dijo...

qué pena, Manuel!
estuve ayer en el espiral despidiendome del maestro. emocionante emocionate. yo también pasé años en esas salas estudiando danza y comprendiendo como el ser humano es un animal lleno de alas. me consoló ver tanta vida despidiendo a patricio.

te quería preguntar: te llego la invitación para la inauguración del jueves de la expo de Victor? a las 6pm en la pza de la Cultura? estás invitadísimo.
y lo otro es que el domingo hay un acto por la diversidad, donde actuará una banda de chicas con las que estoy trabajando, las besos con lengua. va a estar entretenido, y es en el día, por si quieres venir con la family.

aun nos debemos la cerveza, a ver cuando...

te quiero mucho, te mando un beso enorme y un abrazo muy fuerte.

jav

Anónimo dijo...

Querido compañeras, queridos compañeros:

No recuerdo haber tenido el privilegio de haber conversado con él más allá de algunas instrucciones que entregaba cuando ensayábamos -jotosas bailarinas de población- la coreografía del tema “La Partida” de Víctor, para presentarla en un gran acto politico-cultural que se realizaría en Concepción, como una manera más de luchar en contra de la dictadura.

Más de 20 años después, me sorprendo articulando un doloroso sonido que nace sin pensar desde adentro, ante la lectura de la crónica que anunciaba -esta vez- su propia partida.

Se me viene su imagen a la memoria y me atrevo a decir que nunca hubo un hombre más parecido al Quijote de la Mancha que Patricio Bunster.

Sí, ya sé… me dirán que el cáncer, que la edad, que bendito sea Chile de haberlo tenido tanto tiempo y nada. Ninguna de esas cosas servirá para mitigar el sentimiento de pérdida que hoy me invade.

Claro está que la muerte forma parte de la existencia, pero ¿Cómo acostumbrarse a que él ya nunca más esté? Después de todo, siempre he pensado que finalmente la muerte es nada más (y nada menos) que una infinita ausencia.
Compañeros y compañeras: Les propongo probar la fórmula prescrita por Galeano, que con la caligrafía y la voz de la ternura declara:
Quien nombra, llama. Y alguien acude, sin cita previa, sin explicaciones, al lugar donde su nombre, dicho o pensado, lo está llamando.
Cuando eso ocurre, uno tiene el derecho de creer que nadie se va del todo mientras no muera la palabra que llamando, llameando, lo trae.
Nombrémoslo. Una y otra vez para que sin cita previa acuda a este lugar.
¿Cómo saben si a fuerza de nombrarle, somos capaces de torcer el brazo a su infinita ausencia?
BARBARA

Anónimo dijo...

Si ha conocido a ese hombre y le ha amado vale la pena llorar la partida ;
tambien es tiempo de agradecer al de arriba que en el camino te hayas cruzado con este forastero que se hizo hermano y compañero de ruta en algun momento necesario de tu existencia.
No resulta fácil aceptar la muerte como parte de nuestra vida,
no tengo fórmulas ni doy recetas ni te voy hablar como habla un iluminada pero dejame decirte que:.
Haciendo lecturas de lo escrito mas otros testimonios comprendo (al menos trato )
de percibir que este llanto es una dulce una sensibilidad despierta, hay que reconocer que la muerte no será meramente un cese del vivir, y él trasciende en quienes legó su particular humanidad.
Del diario de una niña vieja

Anónimo dijo...

Su partida me da mucha pena... aun lo veo entrar por la sala con ese paso suave, ligero, concentrado tratando de evocar el movimiento que surgia en su cabeza. Lo veo reirse junto a nosotros frente al trabajo ritmico del "Bolero" que luego de varios intentos frustrados de cristina , tuvo el exito deseado. Veo a la Tati con su "ella" que nos mostraria sus grandes capacidades como interprete, la carola y la marce que con su trabajo "madre nuestra" nos hablaban de la violencia intrafamiliar, la rosita con su trabajo de la violeta,angustias, penas, pero tambien de algrias en el trabajo de "pase usted, despues de usted", la ana tratando de romper cadenas, liberarse..., el trabajo de la maholy, el pato y mio, en "treblinka" obra que habla del exterminio nazi. Seguro se me olvidan algunos (Gaile, Santa Maria), son tantos...Todos estos trabajos siempre evaluados atentamente por la mirada critica de Patricio, muchas veces se discutia con el (es que no siempre estabamos de acuerdo en el como, el por que, la forma, los tiempos de nuestros trabajos) pero sin duda, cada discucion, encuentro o desencuentro era una nueva enseñanza. Son tantos los recuerdos que me deja, como tambien me deja la tremenda gana de seguir bailando.
Mi hija emilia de dos añitos, al ver una foto de Patricio lo confundio con el viejito pascuero...en su ingenuidad me mostraba un viejito que trae regalos y alegrias...por que no? si es tanto lo que me regalo, este viejo lindo. A pesar de que siempre te dije Patricio siempre seras mi maestro.
Gracias Manuel por escribir, por hablar tambien por mi, no estoy acostumbrada a usar estos medios para decir lo que pienso o siento, me es mas facil "decir" en movimientos...

Anónimo dijo...

Estimado Manuel,

Muy bonitas y emotivas tus palabras por el sensible fallecimiento de
Patricio Bunster y comparto contigo que personas como él son muy valiosas
para nuestro Chile y que la danza como el teatro, como la palabra sentida en
colectivo, o los murales y tantas artes más generadas en colectivo, crean
una fuerza y una esperanza siempre nueva, que hacen crecer el alma de cada
persona.

Un abrazo para ti,
CLAUDIA (personera de la rama de cine de la legendaria ACU)

Anónimo dijo...

Manuel:

Buenas !

Cual "culebrón latinoamericano", prducto de un TEC sufrido en 1991-atropello-perdí la memoria , aunque las neoronas sobrevivientes que forman parte de mi memoria "cristalizada" subsisten y se regeneran.

Lo que perdí fue , entre otras cosa, mi seguridad respecto a los hechos vividos....

Mi hermana me dijo ayer que habíamos sido alumnas de Pato Bunster junto a Javiera Parada el año 1987.

Ella fue al entierro y dijo haber estado bello y emocionante

Suerte y buen día !

Anónimo dijo...

Manuel, muy bello tu homenaje a Bunster.
Ana María

Iris dijo...

vine a re-leer y encontré una frase que me quiero "llevar", espero, con el permiso de su anónima autora... "me es más fácil decir en movimientos"

gracias