17 octubre 2007

Tiempo para y con amigos


El martes 16 de octubre celebramos el Día del Maestro, en el Museo de la Educación Gabriela Mistral, ocasión en que el Museo recibió la placa que tenía la Asociación Gremial de Educadores de Chile (AGECH), del período de la dictadura, en su sede en Lord Cochrane 184. Próximamente se creará una sala en este museo, que estará dedicada a cuidar el patrimonio y cultivar la memoria de las luchas del magisterio en el período de la dictadura, para que lo conozcan las nuevas generaciones. En forma muy cariñosa, los profesores hicieron recuerdos sobre el aporte de mi padre a tales luchas, en su calidad de dirigente de la AGECH.


Una vez la placa fue entregada al Museo, los dirigentes históricos de la AGECH, que aparecen tras la placa (Jorge Pavez, Alejandro Traverso, Guillermo Scherping, entre otros), nos reunimos con los profes que formaron parte de este movimiento gremial. Con muchos de ellos compartí de niño cuando acompañaba a mi viejo a sus reuniones en la Agech y en los actos y marchas.


Aquí aparece mi amigote Nelson Arriagada, bajista del Mario Feito Trío, que tuve la oportunidad de reencontrar a propósito del lanzamiento a principios de octubre de su album El último Patagón, en un estilo que llamaría de "jazz-docto", pues fusionan a mi gusto la sensibilidad de la música clásica con el jazz post-bebop. Excelente música la de estos compatriotas, que disfrutamos en el club de jazz El Perseguidor.


Hace pocos días se hizo, además, el lanzamiento del libro Con los ojos del sesenta, Las Crónicas del Bello Sino, en la Salta Master de la Radio Universidad de Chile. Amablemente su autor, el profesor de la Facultad de Ingeniería, Sergio Jara, quien en sus programas semanales en la radio lleva el nombre de Argos Jeria, me invitó para comentarlo. La sorpresa fue que el lanzamiento se transmitió en vivo por la Radio, en el horario habitual del programa.



En el lanzamiento compartimos panel con (de izquierda a derecha), el autor de las Crónicas del Bello Sino, Sergio Jara; el artista visual, director del Museo de Arte Contemporáneo, y actual Vicerrector de Extensión de la Universidad de Chile, Francisco Brugnoli, y el Director de la Radio Universidad de Chile, el Premio Nacional de Peridismo, y mítico director de la Revista Análisis, Juan Pablo Cárdenas. El lanzamiento fue una especie de conversatorio, muy agradable, con público en la sala y transmitido en directo. Cada uno expusimos unos quince minutos, en una atmósfera de respeto intelectual mutuo, y cariño, mucho cariño.


Uno de los asistentes al lanzamiento fue un admirado, querido amigo y compañero, don Luis Corvalán. Fue muy especial encontrarlo con nosotros, por su avanzada edad -unos noventa y cinco años-, por su lucidez y sencillez a toda prueba, y porque se me vinieron a la memoria el recuerdo de cuando tenía unos seis años de edad, y me tocó recibirlo como pionero de pañoleta azul, en Budapest, Hungría, cuando don Lucho fue liberado de prisión en Chile. En tal oportunidad yo estaba muy nervioso; solo tenía que entregarle una clavel en señal de bienvenida y alegría por tenerlo vivo. Me acerqué casi al borde del llanto, y el me acogió con la humildad que le caracteriza, me dió la mano con mucho respeto, y luego me abrazó como si fuera su nieto. Eso fue hace 30 años, y ahora nos reencontramos esta vez él desde la audiencia y yo con la difícil misión de decir cosas coherentes, reflexivas, afectivas. Ahí estaba don Lucho, muy atento, sentado frente a mí en primera fila, con su manta sobre las piernas, su sombrero de hombre de los años cuarenta. Al final del lanzamiento nos dimos un abrazo, me felicitó por mi intervención -uf, me salvé de nuevo!-, e hicimos recuerdos sobre mi abuelo Manuel y mi papá, a quienes conoció muy de cerca.

Todos ellos son algunos de mis amigos. Es tan poco el tiempo para compartir, por lo que simplemente hay que tomar la decisión de restarle tiempo a otras cosas, porque el día tiene solo 24 horas. Pero qué puede ser más valioso que darle el tiempo a los amigos, gastarlo en su compañía?

6 comentarios:

Carolonline dijo...

Querido Manel:
Bellísimo post, mas aún rodeado de quienes te aman y te ofrecen amistad, aunque no vean a menudo los lazos de amor premanecen.
Slds, Carol.

p.s. por cierto un tanto excluida de este sitio snif.

Manuel Guerrero dijo...

Pero Carol, sí estás en la lista de amigos/as!

;.)

Anónimo dijo...

……………………Tengo entendido que el Museo Pedagógico de Chile, se yergue en el inmueble de mi querida escuela Normal Nº1 “Brígida Walker”. Institución que hasta 1973, fue una de las más relevantes en la formación del profesorado femenino del país. Por lo tanto esos pasillos, biblioteca, gimnasio, fueron testigos del amor juvenil de dos personas estudiantes con miles de sueños como fue Manuel Leonidas y Edith.
Feliz con el reconocimiento a tu padre en el día del maestro, ya que cada 16 de octubre en mi ser interior, invoco su recuerdo mandándole buenas vibras, esté donde esté.

Normalista

aveja dijo...

hola manuel,
hace algunos meses leo en tu blog con el motivo de recordar a tu papá que conocí como persona exiliada.
con emoción grande vi el foto del Don Lucho de estes días. Espero mucho que se conserve la memoria de tu papá y de todos los demás sobnre todo en aquellos lugares donde trabajaron y dejaron sus huellas visibles o invisibles.
saludos .

Carolonline dijo...

Manel: Fui al oculista ..tengo presbicia jajaja. Cariños.

Pedro dijo...

Un abrazo don Luis Corvalán. La última vez que nos vimos fue en el campo de prisioneros de Ritoque cuando fue llevado de urgencia al hospital Naval.Emocionante.