25 octubre 2006

Tiro por la culata

A propósito de las últimas movilizaciones que han desarrollado los estudiantes secundarios, con el objeto de reiterarnos que el problema de la calidad de la educación requiere de medidas urgentes y concretas, un conjunto de Municipalidades, a través de sus corporaciones educacionales, han notificado a decenas de escolares el cierre de su año escolar y cancelación de la matrícula por su actitud “contumaz” de paralizar las actividades académicas y ocupar pacíficamente sus liceos.

Llama la atención que sea precisamente el sector más cuestionado de la educación el que de pronto sí es capaz de adoptar “medidas correctivas” con un alto grado de celeridad y unidad de propósitos. Lo irónico es que se es eficaz en el ámbito de la coerción y no en el de la educación, que es precisamente lo que ha motivado la protesta de los estudiantes. Así, tenemos una situación donde es la educación municipalizada la que les ha fallado a los jóvenes, pero cuando éstos visibilizan socialmente el problema son convertidos en los responsables a sancionar, sin que hasta ahora se observen “medidas correctivas” de igual drasticidad ante la falta de competencia demostrada por los sostenedores educacionales. Y si bien las virtuales expulsiones han sido revestidas discursivamente como “situaciones de aprendizaje” -pues a través de ellas los jóvenes han de aprender a asumir las consecuencias de sus actos, afirmó un alcalde de pasado militar vinculado a la dictadura- es claro que se trata de un mecanismo de defensa de la autoridad cuestionada que, a falta de autocrítica, culpa de los fracasos a los más débiles, cobrando sobre ellos su revancha.

Algo semejante al allanamiento y detención de “okupas” a propósito que la autoridad no ha estado en condición de prevenir y controlar desmanes callejeros. Jóvenes, cuyo pecado ha sido vivir en forma alternativa al modo dominante a partir de la autogestión cultural, de pronto son los culpables de la ineficiencia de quienes sí tienen la responsabilidad de asegurar el orden público en marchas autorizadas. Y como toda medida represiva suele ir de la mano de dispositivos de seudo legitimación, hemos sido espectadores de la circulación de discursos que criminalizan al anarquismo con el que se identifican muchos jóvenes, como el oscuro responsable de los peores males de la sociedad. Convendría agregar que ha sido desde tal corriente de pensamiento que se pudo desarrollar en Chile la prensa obrera, que cumplió una función importantísima de autoeducación de los sectores marginados, y que ha brindado brillantes exponentes de la cultura, como el premio nacional de literatura Manuel Rojas, y significativas experiencias de democracia directa, como la Segunda República de España, ejemplo universal de respeto a los derechos y libertades individuales y sociales.

La reacción desmedida de la “sociedad adulta” ante la juventud contestataria, ha sido acompañada de un sintomático silencio de la clase política que suele quejarse por el poco interés de los jóvenes en los asuntos públicos. Otra muestra de la incomprensión de quienes ejercen el poder en sus distintos niveles ante lo que motiva y demanda la subjetividad juvenil contemporánea, tributaria de una era de profundas mutaciones culturales. Sería interesante que las autoridades y políticos hicieran el clásico tour al que invita el grupo Sol y Lluvia, pues descubrirían la infinita cantidad de colectivos desde donde los jóvenes practican la solidaridad y la humanización de sus territorios y ámbitos de vida como una manera distinta de hacer política: anarcopunks, vegetarianos protectores de animales, rastafaris, hip-hoperos, okupas, objetores de conciencia, promotores de los derechos humanos desde la “Funa”, preuniversitarios populares y de las barras bravas, agrupaciones cristianas de base, radios comunitarias, feministas y activistas por un desarrollo sustentable, sindicatos de trabajo infantil, en fin, una pléyade de organizaciones que nos muestran que más allá de lo que transmite la telebasura que acostumbra a etiquetar lo juvenil que está por fuera del consumo como conducta desviada, existe un movimiento social lleno de dinamismo, memoria y futuro.

La posdictadura, en este sentido, ha sido mezquina con los jóvenes, pues a diferencia de lo que ha ocurrido con los empresarios, Fuerzas Armadas e Iglesia, no se ha reconocido en ellos su condición de protagonistas e interlocutores fundamentales para la progresiva democratización de la sociedad. Excepto cuando se arriesgan y movilizan a escala nacional, por lo cual –es la lección del momento- han de ser castigados. Pero aplicar medidas criminalizantes a la protesta juvenil solo aumentará la brecha de incomunicación entre sectores de la sociedad que de otra forma se potenciarían mutuamente.

Los jóvenes “están ahí” y no desaparecerán porque se les eche de sus liceos. Ejercer violencia, aunque sea desde el aséptico lugar que ofrecen los reglamentos, solo logrará generar más frustración, bronca y violencia. No hay que ser futurólogo para saberlo. Hasta un alcalde con pasado militar debiera poder comprenderlo. ¿O no?

Publicado en La Nación el 27/10/2006

10 comentarios:

Pacita dijo...

Y mientras tanto Manuel que hacemos nosotros en lo concreto ?... Yo voy a realizar algo que en mi familia no se hace a varias generaciones ...
voy a educar a mi hijo en un colegio municipalizado ....Quisiera creer que algùn dìa en mi pais la educaciòn no sera un foco de gastos, cuotas de incorporaciòn, grupos chicos y arribismo. Llega a dar verguenza ver gente de nuestra generaciòn e incluso quienes formaron parte del movimiento secundario de los 80 ... trabajando en Ministerios y haciendo el doble juego ... si hasta la Ministra Veloso le deben salir lagrimitas cuando ve a su hijo marchar ..
Pero en lo concreto el tema de la Lose cae y sube por su propio peso.

Sergio Peñafiel dijo...

Estimado Manuel: tus palabras me han traído a la memoria este poema de Neruda, no tan divulgado como otros y que, a mi juicio, advierte con claridad sobre este Chile que no queremos y el futuro. Sergio Peñafiel

El Barco

Pero si ya pagamos nuestros pasajes en este mundo
por qué, por qué no nos dejan sentarnos y comer?
Queremos mirar las nubes, queremos tomar el sol y oler la sal,
francamente no se trata de molestar a nadie,
es tan sencillo: somos pasajeros.
Todos vamos pasando y el tiempo con nosotros:
pasa el mar, se despide la rosa,
pasa la tierra por la sombra y por la luz,
y ustedes y nosotros pasamos, pasajeros.

Entonces, qué les pasa?
Por qué andan tan furiosos?
A quién andan buscando con revólver?

Nosotros no sabíamos
que todo lo tenían ocupado,
las copas, los asientos,
las camas, los espejos,
el mar, el vino, el cielo.

Ahora resulta
que no tenemos mesa.
No puede ser, pensamos.
No pueden convencernos.
Estaba oscuro cuando llegamos al barco.
Estábamos desnudos.

Todos llegábamos del mismo sitio.
Todos veníamos de mujer y de hombre.
Todos tuvimos hambre y pronto dientes.
A todos nos crecieron las manos y los ojos
para trabajar y desear lo que existe.

Y ahora nos salen con que no podemos,
que no hay sitio en el barco,
no quieren saludarnos,
no quieren jugar con nosotros.

Por qué tantas ventajas para ustedes?
Quién les dio la cuchara cuando no habían nacido?

Aquí no están contentos,
así no andan las cosas.

No me gusta en el viaje
hallar, en los rincones, la tristeza,
los ojos sin amor o la boca con hambre.

No hay ropa para este creciente otoño
y menos, menos, menos para el próximo invierno.
Y sin zapatos cómo vamos a dar la vuelta
al mundo, a tanta piedra en los caminos?

Sin mesa dónde vamos a comer,
dónde nos sentaremos si no tenemos silla?
Si es una broma triste, decídanse, señores,
a terminarla pronto,
a hablar en serio ahora.

Después el mar es duro.

Y llueve sangre.


Pablo Neruda
Navegaciones y Regresos (1959)

Anónimo dijo...

ME ALEGRA RECIBIR CORREOS TUYOS MANUEL, DESDE LA PAMPA DE ALTO HOSPICIO, TE RECIBO CONTENTA Y MUY AGRADECIDA POR TU TIEMPO.
TODO MOMENTO QUE SE VIVE EN PLENITUD Y DE APORTE A LA HUMANIDAD, HAY QUE DISFRUTARLO AL MAXIMO, BIEN TU DICES QUE LOS JOVENES NOS DAN UNA LECCION AUN MAYOR QUE LA ANTERIOR, QUE FUE LA ORGANIZACION, HOY NOS DAN UNA MUESTRA DE LO GRANDE Y HERMOSO QUE SE PUEDE SER SIENDO SOLIDARIO, QUE NO NECESITAN ESTAR INSCRITOS EN UN REGISTRO ELECTORAL PARA PARTICIPAR, QUE LA POLITICA REFORMADA DE ALGUNOS SOCIALISTAS NO SIRVE PARA SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE CALIDAD, QUE MUCHOS DE ELLOS QUE EN ALGUN TIEMPO TAMBIEN ESTUVIERON TIRANDO PIEDRAS, TAMBIEN HICIERON MARCHAS CON O SIN AUTORIZACION, ERA UNA MEDIDA DE MOSTRAR QUE EXISTIAN, BUENO AHORA YA TODOS SABEMOS QUE ESTAN, QUE EXISTEN, QUE TIENEN UN CARGO, UN SUELDO, UN "NOMBRE", PERO NO TIENEN LA VOLUNTAD NI LA RAZON POR SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS CONTINGENTES DE ESTA NACION, DEL FUTURO DE CHILE, QUE CADA VEZ SE HACE MAS INCIERTO PARA ESTA JUVENTUD, QUE ELLOS SON LOS QUE TIENEN MAS Y LOS OTROS SEGUIMOS TENIENDO POCO, PERO SOMOS MUCHO.

ESPERO SABER ALGUN DIA QUE EL INTENDENTE DE SANTIAGO, QUE EN SU JUVENTUD FUE DEL MAPU, PERMITA MARCHAR LIBREMENTE POR LAS ALAMEDAS DE SANTIAGO A SU PUEBLO MAPUCHE Y EL PARTICIPANDO EN ESA MARCHA, HACE TIEMPO QUE NO TOMA LA BANDERA DE LUCHA QUE AÑOS ATRAS SI HIZO.

ERA UNA FUERZA GRANDE Y MUY LUCHADORA, AHORA SOLO ES EL INTENDENTE, QUE NO REPRESENTA LA VOZ DE AQUELLOS TIEMPOS.

BUENO
DESDE LA PAMPA DE ALTO HOSPICIO
SE DESPIDE DE TI MANUEL.
CON UN ABRAZO FRATERNAL
TIA IVONNE.

Anónimo dijo...

Siempre en la línea Manuel felicito tu dedicación a los temas de contingencia. pareciera ser que en Chile es mas grave ocupar un colegio que haber ocupado La Moneda y el país asesinando niños, madres, jóvenes, obreros. Es mas delito ocupar un colegio por razones de fondo que haber ocupado las fábricas y las industrias estratégicas del estado con los resultados que conocemos.

Estoy medio desilusionado de haber apoyado a la Pdta Bachelet, no por ella, sino por las componendas y por la férrea unidad que se da en el espectro de la concertación a medidas disciplinarias propias de la dictadura como esto que acaba de ocurrir con los jóvenes. El Sr. Labbé un oscuro milico metido hasta las masas en crímenes y torturas personales en Tejas Verdes se erige como verdugo de niños con sus almas y manos limpias.

Mano blanda con Chile deportes, es mas delito ser estudiante aguerrido que político ladrón, viva Chile mierda.

Atte;

René

Anónimo dijo...

Manuel.

Aparece el oro.... ¿cuando aparecerán nuestros compañeros?

Jorge

Anónimo dijo...

Gracias, Manuel, por la defensa que haces de los jovenes escolares tan injustamente tratados por los que ostentan el poder y que generaron el actual conflicto que hay en la educación con motivo , entre otros, con la LOCE.
Gracias
Fernando

Anónimo dijo...

Estimado Manuel:

Ya está pùblicado en el humilde blog del zócalo:
http://www.lacoctelera.com/zocalo/post/2006/10/25/tiro-la-culata

Un abrazo de cordillera


HZ
www.lacoctelera.com/zocalo
www.lacoctelera.com/zocaloproducciones

Anónimo dijo...

reo que plantear el problema desde un conflicto generacional, no ayuda mucho a los jovenes. Lo mismo dijo, el guaton Guastavino, cuando era intendente de Valparaiso, sobre los universitarios que fueron a revolverle el gallinero.
Creo que los jovenes de los colegios publicos, de los cuales provengo, no tienen un problema con los adultos, como si fuera por la condicion adolescente (adolecer, dicese de algo que carece de algo) por la cual estan emperrados en cambiar la forma de la educacion. Ya que es cosa de estar unos años en los colegios municipales chilenos, para saber que casi todo lo que ven alrededor en sus interacciones cotidianas, como cuando buscan alternativas academicas superiores en universidades clase b e institutos profesionales, si es que tienen los minimos puntajes para ingresar, refleja y les embiste en la cara la desigualdad radical de una sociedad que no los quiere y que, ademas, no los necesita. Asi que, le propongo no caer en ese tipo de categorizaciones, no le hacen bien al punto de vista de la izquierda, si es que eso ultimo es lo que hace que me lleguen sus desvarios por internet y que los lea.


estoy de acuerdo con todo el resto, pero eso del adultocentrismo es tan pasado por agua, como las politicas de genero.
atte, Andrés.

Anónimo dijo...

Estimado señor Manuel Guerrero:
Nos complace consignar en este comentario nuestra modesta conglatulación por su analítico artículo, no sólo por la coherencia de sus planteamientos sino que también por la empírica conclusión sobre la incompetencia de "la sociedad adulta" y el expresivo silencio de "la clase política", con respecto al manejo de la profunda crisis educacional. Nos atrevemos agregar que las aludidas "incompetencia y silencio" también están presente en numerosos campos y sectores de la sociedad y de la economía de este Chile, el que gradualmente no está siendo la patria nuestra, consagrada otrora por su historia y en los sueños de nuestros poetas y escritores.
A lo largo de nuestra prolongada existencia no habíamos percibido- en los sectores medios y proletarios de la ciudadanía con que nos relacionamos- el actual desencanto y frustración por el actual "sistema de vida" que nos aliena, y el saber que nuestro país y sus recursos naturales se mercantilizan a favor del capital extranjero. Nos asiste la osadía de afirmar que aún bajo la dictadura- parte de la cual vivimos en el exilio- se fue creando la convicción y esperanza que pronto llegaría la alegría... ., pero actualmente el futuro cercano se vislumbra sobrío con relación a la igualdad social y por las demagógicas promesas de mayor participación ciudadana, en circunstancia que no existe respeto por derechos tan elementales como el de expresión y de representación política en el parlamento de la república.
No obstante los sombríos pronósticos sobre el futuro devenir de nuestro pais, se debe tener presente que- en el Chile del siglo XX- los procesos de cambio se comenzaron a plantear y/o demandar cuando la juventud la juventud manifiesta su protesta contra el regimen imperante, como aconteció durante la dictadura del general Carlos Ibañez del Campo; años más tarde esa juventud se alzó en contra de la candidatura de Gustavo Ross, al luchar por la victoria popular del querido y respetado don Pedro Aguirre Cerda. Al respecto, no olvidamos la Marcha de la Patria Joven desde ambos extremos del país, la cual dinamizó la campaña electoral para elegir al entonces carismático Eduardo Frei Montalva.
Se podría sostener la hipótesis que en Chile cada decenio histórico genera particulares condiciones y contradicciones que encienden las causas que incentiva la movilización de la juventud. Además, en el actual proceso chileno, la rebeldía juvenil se inicia a más temprana edad, como lo demuestra la rebeldia de los "heroicos pinguinos", quienes han enjuiciado no solo la mala calidad de la educación, sino que también el sistema socio-económico que la comercializa, para beneficio de los llamados "sostenedores" que operan a nivel de la comuna; la alcaldía no importando
su tamaño, recursos y capacidad pedagógica ha reemplazado al estado
docente,el que fuera orientador y supervisor de aquella educación pública y gratuita, la que contribuyó significativamente a la cultura y al civismo de nuestro pueblo.
Daniel.

nadie dijo...

Estoy sentada en la sala de profesores de una universidad privada con cierto prestigio. aquí hay un par de profesores y se habla de "intervalos de confianza", de "pruebas psicológicas", "metodología tres"...mientras el presidente de los estudiantes de psicología, se me acerca al final de la clase para perguntarme cómo actuar ante un fraude electoral.
Las federaciones que se autodefinen como apolíticas y se encuentran de pronto con que las ideologías y los ideales políticos aparecen fuertemente al verse vulnerados sus derechos y entienden entonces que los estatutos y las instituciones, que las alianzas políticas y los movimientos estudiantiles tienen sentido. Entonces este alumno -un chico con un voto de izquierda que se define como apolítico se radicaliza en la desesperación y la impotencia frente auna estructura de poder autoritaria e inválida- tiene rabia. Ahora le decimos asambleas, claustro, cambio de estatutos, alianzas estratégicas, movimiento estudiantil y no le extraña, más aún dentro de la decepción quiere, quiere, quiere tomarse todas las oficinas, hacer todas las marchas, sacar todos los comunicados y entiende que esto es atmbién la vida, empieza a devolverse tan límpidamente el sueño de nuestros padres, vuelve tan infantilmente si se quiere, a pesar de las representaciones dominantes, cada vez menos dominantes, de la política y la ideología. Y aquí sentados, los irresponsables que abandonan a la técnica y la indolencia a sus alumnos hablan de validez y de universidad...