29 marzo 2006

Papá, te beso


Lo que ahora escribo lo hago con mucho dolor.

En este preciso momento, que en Santiago son las 8:35 de la mañana, hace 21 años llegaba al colegio, como todos los días, y vi a mi a papá recibiendo a los niños, pues era el inspector del colegio. Conversaba con José Manuel Parada, sociólogo de la Vicaría de Solidaridad, antiguo camarada de la época de la Jota, y apoderado del colegio. Llegué y nos saludamos de beso. Me llevó un momento a un lado y me contó que habían secuestrado a un grupo de profesores de su asociación gremial, la AGECH, de la cual era dirigente, y que los aprehensores habían preguntado por él.

Me quedé atónito mirándolo. Tenía catorce años pero eso ya era edad suficiente como para tener la lógica mínima de que si te buscan, estábamos en pleno estado de sitio, escóndete, ándate del país, qué haces aquí a las puertas de este colegio, a plena luz del día, te van tomar!!!! Se lo plantié, y él, muy pausado y mirando con una ternura infinita a los ojos, me tomó las manos y me dijo que no, que éste era su trabajo, éste era su país, que él ya se había ido una vez y no lo volvería a hacer, que su lugar era junto al pueblo y su lucha para terminar con la dictadura. Buscando argumentos nuevos, que pudieran hacerlo cambiar de opinión, le pregunté si el Partido le había autorizado para irse del país, que en ese caso hiciera caso. Paciente, se sonrió, y me dijo que pasara lo que pasara jamás culpara al Partido. Que tranquilo, ya veremos cómo salimos de ésta.

Lo último que me preguntó es acerca de la Gigi, que es mi abuela materna, una mujer muy sencilla que perdió cuando muy pequeñita a sus padres en el terremoto de Chillán en la primera mitad del siglo XX, y que llegó como empleada a Santiago. Ella siempre lo había acogido a mi padre, a pesar que no tenía formación política alguna, y estuvo con nosotros en todas las búsquedas el 76 por los campos de concentración, incluso detenida en el Fuerte Silva Palma, en la segunda desaparición de papá. Aquel viernes 29 de marzo, mi papá me contó que la Gigi, días después del golpe, cuando papá andaba absolutamente clandestino, sucio y hambriento, escondido tratando de reorgizar a la Jota, lo recibió en su casa, corriendo un riesgo altísimo. Le había preparado un baño y comida. Pocas veces se sintió tan acogido por casi una desconocida, por alguien que se entregaba a él por puro amor, por ser el padre de su nieto y esposo de su hija. Mi padre me contó que la tenía siempre presente, y que lamentaba no haber tenido la oportunidad de agradecérselo.

Le di un beso y me fui a clases.

Mi sala daba las espaldas a la calle. A las 8:50, que es cuando ahora escribo, oímos un helicóptero descender casi al techo del colegio. Nos miramos todos extrañados. Luego un freno de un auto, griterío de voces masculinas que denotaban forcejeo, un balazo y silencio.

Tomé el brazo del compañero de banco y le dije: "mi papá". Él me miró sorprendido, pero preocupado a la vez. Fui muy categórico. Inmediatamente entra Carmen Leiva a la sala, que era miembro del Centro de Alumnos, con los ojos en lágrima y tirándose los dedos de las manos. Le pedí permiso al profesor para hablar con Manuel Guerrero. Yo me paré de inmediato y le dije: " se llevaron a mi papá". Asintió con la cabeza y se puso llorar.

Salí de la sala y me fui directo al baño. Me miré rápido al espejo y me tomé unos remedios que tenía para la taquicardia de la que padecía hacía un año. Me hablé a mi mismo preguntándome qué haría papá en una situación como ésta. Salí corriendo a inspectoría, pedí el teléfono y llamé a Sergio Campos, amigo de mi padre, que era locutor de Radio Cooperativa, muy escuchado en Chile. Me puso al aire y denuncié que sujetos desconocidos, probablemente de la CNI, habían secuestrado a mi padre junto a José Manuel Parada, y que temía por sus vidas. Llamé a que la ciudadanía se movilizara de inmediato para exigir a las autoridades su búsqueda y liberación.

Salí de inspectoría y fui a la calle a ver qué es lo que había sucedido exactamente. Había una confusión enorme en el colegio. Cuando se los llevaron había un curso completo que en ese momento estaba en clases de educación física y se econtraba trotando alrededor de la manzana. Muchos de ellos vieron el plagio. Ahí me enteré que el tránsito había sido interrumpido, minutos antes del rapto, por Carabineros de tránsito, motorizados y a pie, y que se reanudó apenas se habían llevado a mi padre con José Manuel. Que el helicóptero también era de Carabineros de Chile. Que al tío Leo lo habían baleado y se un profe se lo había llevado a la clínica. Que Marcela, una compañera de segundo medio del colegio, intentó quitárles a los raptores a mi padre, que alcanzó a tomarle la mano, pero los otros era más fuertes. Que el Pelluco, uno de los dueños del colegio fue encañonado y amenazado, por lo que él pálido, probablemente para proteger a los niños, cerró la reja del colegio, dejando a mi padre y Jose Manuel peleando solos con sus raptores en la calle, y que ahí llegó corriendo el Leo, que casi recupera a mi padre que no paraba de gritar, son de la CNI!, ayuda!, nos quieren secuestrar!

Me paré en la calle y me bajó la sensación que todo esto ya lo había vivido. Me preocupé absurdamente por mi seguridad, así es que compañeros me cambiaron parte de la ropa, me puse lentes oscuros, un jockey de gorra, y le pedí a Cristóbal, un compañero y amigo de la Jota del colegio, que me sacara de ahí, que yo tenía un papel que cumplir, que no podía pasar nada.

Cuando nos fuimos a casa de Cristóbal había llegado la policía de investigaciones de Chile junto a Carabineros para preguntar qué había pasado... Me irritó el cinismo de nuestras instituciones de Orden y Seguridad y traté de pensar a qué lugar se llevaban a papá en ese momento...

En casa de Cristóbal conversamos qué podíamos hacer. Era todo confuso, me faltaban elementos, papá sabía lo que estaba ocurriendo, en qué debía fijarme y acordarme para entender con qué y quiénes estábamos tratando... Yo mismo no tenía clara cuál era la función de papá en el Partido, conocía su labor de dirigente público, pero debía haber algo más, pues sino porqué tanto recurso del Estado comprometido para tomarlo...

Desde que había llegado papá el 82 de regreso a Chile, el 22 de noviembre, ya en el aeropuerto lo detuvieron. Al entregar sus documentos en el mesón de Policía Internacional, el funcionario al leer la tarjeta de embarque, dijo en voz alta "es él", y acto seguido se lo llevaron a una sala esperando una llamada del "jefe". Mi padre muy preocupado consultó qué es lo que sucedía y en virtud de qué lo tenían retenido. No hubo respuesta. Después que le revisaron toda la documentación y lo que traía, lo dejaron ir. Un automóvil lo siguió hasta la casa familiar de Maipú...

En diciembre de 1982 llegamos nosotros, mamá, mi hermana América y yo a Santiago, desde Barcelona. Nos encontramos con papá quien ya estaba participando en la organización de la primera marcha del hambre que se realizó, convocada por el movimiento sindical. El año 83 fue mágico, pues las protestas nacionales eran masivas, se respiraba mucha esperanza, con actos multitudinarios. Papá se abocó a organizar a los profesores cesantes y a la creación del Movimiento Democrático Popular, MDP, que agrupaba a las fuerzas políticas de izquierda en la recuperación de la democracia. Lo acompañé a muchas manifestaciones y concentraciones. Su energía de trabajo era infinita, y siempre tenía la "película muy clara". Su apuesta política eran las políticas de alianzas, la unidad de la oposición, el derrotar a la dictadura, pero en el marco de una transformación simultánea de la economía, de modo que ésta favorieciera a las grandes mayorías, fundamentalmente al mundo trabajador y poblacional que en aquellos años sufrían una situación de cesantía y hambruna real.

Llegó el año 1984, y papá trabajaba junto al Pato Madera, muralista destacado de la época de las Brigadas de Ramona Parra, en un taller que tenían en la calle San Pablo. Todo muy sencillo, pero lleno de jóvenes y viejos que hacían lienzos, pintaban cuadros, experimentaban formatos distintos de cassettes y revistas, todo con mensajes llamando a la organización y lucha contra la dictadura.

Asumió Sergio Onofre Jarpa de Ministro del Interior y la Central Naciona de Informaciones fue a casa a buscar a papá para detenerlo. Como él no vivía con nosotros no lo pudieron ubicar, pero dejaron una copia de la orden detención y expulsión del país de papá, junto a Mario Insunza Becker, firmada por el Ministro del Interior, con la leyendo "por orden del Presidente de la República", es decir, Agusto Pinochet.

Papá tuvo que volver a la clandestinidad. Allanaron la casa de la familia Guerrero en Maipú; secuestraron al hermano menor de papá, mi tío Francisco; detuvieron a una hermana de papá, mi tía Esperanza; detuvieron y torturaron al profesor Tolosa de la AGECH preguntando por papá, en fin, la represión era muy fuerte e intensa. Mi padre comenzó un exasperante peregrinar de casa en casa.

En aquellos días yo había cumplido los catorce años. Vivía el inicio de mi adolescencia. Rebelde sin causa me pelié con mamá y la amenacé con irme a vivir con papá. Ubiqué a mi padre y la comuniqué mi decisión. Él estaba radiante de felicidad, siempre había soñado volver a compartir conmigo los momentos en que me dormía y despertaba. Quedamos de acuerdo, yo tomé mis textos escolares, un poco de ropa, mi guitarra, y me fui a Maipú a encontrarme con él a tomar once e iniciar nuestra vida juntos. Llegué puntual, pero dieron las siete, las ocho, las once de la noche y papá no llegaba. Ya cuando me estaba durmiendo apareció, con los ojos llorosos. Me dió un gran abrazo y me dijo, con el dolor de su alma, que lamentablemente no podía irme con él, que habían sacado una nueva orden de detención de parte del Ministerio del Interior y ahora tendría que salir de Santiago. No lo podía creer. Me había costado mucho tomar la decisión. Ahora tendría que volver con mi orgullo en el suelo a casa, a mi pieza de niño, cuando estaba a punto de cumplir uno de mis sueños. Pero sus ojos no mentían, estaba verdaderamente preocupado.

De ahí no lo volví a ver durante meses. Llegó el año nuevo con el que comenzaría 1985. Con mi hermana América fuimos a la casa de mis abuelos en Maipú y celebramos contentos, pero con la ausencia de mi padre que en algún lugar, en alguna casa estaría comiendo con una familia ajena. De pronto, noté que mi abuelo se puso muy nervioso y me hablaba como enojado. Había algo raro en el ambiente. Súbitamente entró al patio de la casa el auto de mi tío Francisco, pero en reversa. Estacionó frente a la puerta de la casa, lo que no era usual. Se bajó mi tío y abrió expectante la maletera. Corriendo fuimos con mi hermana y primos a ver qué sucedía. En su interior estaba mi padre en posición fetal, y de entre unas frazadas que lo cubrían, se asomaba su risa gigante con la cual nos miraba victorioso. Había burlado el seguimiento y podía compartir unos momentos junto a nosotros.

Pasé toda la tarde pegado a él, como un pequeño animalito incondicional. Comimos, lavamos los platos juntos, cantamos un rato -ambos somos muy desafinados pero gozamos cantando-, y luego llegó el momento de la despedida. Yo me abracé de mi hermana mientras observábamos como se volvía a introducir a la maletera y se perdía bajo la frazada.

A principios del año 85 el Ministerio del Interior informó a la familia que le habían levantado la orden de detención y expulsión del país a papá. El aprovechó de inmediato la ocasión para volver a encontrarse con los profesores y juntos pasamos el terremoto de marzo de aquel año. Papá criticaba el que los propios profesores tuvieran que juntar limosnas para repartirsela a los colegas que habían quedado sin hogar producto del sismo. "Le estamos quitando a los que no tienen, y le estamos dando miseria a los que se merecen mucho más. Tenemos que exigirle a las autoridades estatales que asuman ayudar a todos los damnificados. Esto no es una cuestión de caridad, es un problema político desde el cual debemos organizarnos para protestar y buscar unidad de propósitos con amplios sectores", decía.

En eso estaba cuando el secuestro del 29 de marzo de 1985. Sin embargo esto no podía constituir motivo suficiente para que una institución del Estado secuestrara a tanta gente consultando por papá. Ese era mi intución en aquel minuto. No supe desenrredar la madeja. Me faltó edad, experiencia, y claro, papá realizaba una actividad con mucho sigilo que solo con el tiempo pude ir reconfigurando. Ahí estaba la verdadera clave de su secuestro y posterior degollamiento. Su caso fue utilizado para atormentar a toda la sociedad, de ello no cabe ninguna duda. Pero no era solo eso, había un odio particular hacia él, desde el año 76 mismo...

A fines de 1984, la peridiodista Mónica González de la revista Cauce, de oposición al régimen, había sido contactada por Andrés Valenzuela, alias "El Papudo", ex agente del Comando Conjunto, quien se encontraba sometido a profundos remordimientos por sus acciones pasadas y valientemente dio el paso a contar su verdad, a riesgo de que se supiera y fuera ultimado por sus propios ex colegas. Mónica González se juntó con él y no podía dar crédito a todo lo que este hombre le relataba: detalles de las detenciones, torturas, ejecuciones y lugares donde habrían dejado los restos de muchos detenidos desaparecidos durante el año 1976, el mismo año en que el Comando Conjunto había tenido detenido desaparecido a mi padre. La periodista dándose cuenta de que se trataba de información extremadamente delicada, antes de su publicación decidió validar la misma, para lo cual contactó a José Manuel Parada, que a la sazón era el encargado de Documentación y Archivos de la Vicaría de la Solidaridad. En Chile habían muy pocas personas que como él manejaban casi toda la información acerca de los aparatos represivos, pues le llegaban a diario los testimonios de los luchadores sociales y sus familiares que habían sido apresados.

José Manuel, al conocer el carácter de la información y antes de entrar en su detalle, le sugirió a la periodista que había una persona, la única persona en realidad, que contaba con toda su confianza y que podía triangular su propia experiencia de detención en manos del Comando Conjunto y lo que indicaba Valenzuela: mi padre. Con la venia de Mónica González, los tres se pusieron a analizar las largas horas de grabación del testimonio y mi padre con José Manuel no podían creer a lo que estaban accediendo: la estructura completa del Comando Conjunto, sus acciones, las fechas de detención de los militantes comunistas detenidos desaparecidos, los sitios en que fueron ultimados, los nombres y alias de los agentes de las distintas ramas de las fuerzas armadas y de civiles que participaban en el Comando. Mi padre, absolutamente impresionado, iba confirmando una a una las informaciones. Estaban frente a una maravilla de información para aclarar muchos casos de violaciones a los derechos humanos, pero al mismo tiempo se dieron cuenta que sus vidas, como la del ex agente, corrían peligro. Por ello decidieron que la información se publicaría cuando Andrés Valenzuela estuviera a salvo fuera del país y cuando ellos mismos hubieran alcanzado a tomar las medidas de seguridad que evitaran su inminente captura. La decisión era presentar toda la información a los Tribunales de Justicia para que investigaran los hechos.

Así se pudo enterar mi padre de los detalles de su propia detención en 1976, pues Andrés Valenzuela había participado en tal episodio. Ahora comparto con ustedes la información que probablemente llevó mi padre a la muerte:

"El operativo fue en el sector de Departamental. Re­cuerdo que la 'Pochi", la agente de la FACH Viviana Ugarte Sandoval, estaba en el lugar con un equipo de radio para avisar su salida. Cuando salió, fue tomado por el "Chico" y "Alex", agentes de la Marina, y a consecuencia de un pe­queño forcejeo, a "Chico" se le disparó el arma, hiriendo a Guerrero en un costado. Fue conducido de inmediato a "La Firma" estando herido. Allá, el "Lolo", el "Fifo" Palma, "Jano" y "Wally", lo interrogaron y torturaron poniéndole electricidad directamente en la herida.

A consecuencias de los golpes y electricidad, Gue­rrero perdió el conocimiento por unos instantes por lo que se llamó al doctor Alejandro Forero "hijo", hoy cardiólo­go en el Hospital de la FACH. El doctor señaló que la heri­da era grave y que el detenido debía ser trasladado al hos­pital.

Alrededor de una hora después que se fue el doctor Forero de "La Firma", se recibió el llamado telefónico de un general, no estoy seguro que fuera de la FACH, y ordenó el traslado de Guerrero al Hospital de Carabineros. Nos cau­só sorpresa que el general ya estuviera enterado que teníamos a Guerrero. En el hospital estuvo siempre esposado, lo que recuerdo bien ya que varias noches me tocó hacerle guardia."

Ahora quedaba claro porqué el Comando Conjunto había resuelto "entregar" a mi padre a la DINA: Cuando mi madre concurrió a las oficinas del presidente de la Corte Supre­ma no supo que la llamada que éste efectuó al despacho del coronel Manuel Contreras, le salvó la vida. Cuando Contreras se enteró que uno de los principales dirigentes de las Juventudes Comunistas, a quien sus hombres buscaban intensamente, se encontraba en poder del Comando Conjunto, o el "Grupo de los 20" como se hacía llamar, enfureció. Movió todos sus contactos y exigió que el director de la Dirección de Inteligencia de la Fuerza Aérea, general Enrique Ruiz Bunguer, y el director de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, general Rubén Romero Gormaz, le entregaran a mi padre.

La presión del coronel Manuel Contreras se hizo inso­portable y la DICAR debió asumir su detención. El 18 de ju­nio, estando mi padre en el Hospital de Carabineros, el ge­neral Romero debió entregarlo a la DINA a pesar de que la bala seguía enterrada en la axila. Un oficio firmado por el general Rubén Romero Gormaz, y dirigido al director de la DINA, acompañó a mi padre en su ingreso a Cua­tro Alamos: "Remito antecedente del dirigente de las Juventudes Comunistas Manuel Guerrero Ceballos, quien fue detenido por personal de Inteligencia y que se encuentra a disposi­ción de la DINA, en el Hospital de Carabineros."

Siete días permaneció incomunicado mi padre en Cuatro Alamos. La bala la tenía aún clavada en el costado. En esos siete días se decidió su destino, pues el viernes 25 de junio, el día de su cumpleaños y a la misma hora en que la Corte de Apelaciones de Santiago rechazó el recurso de amparo en favor de él, mi padre fue obligado a levantar­se de su camastro en la celda de Cuatro Alamos. No sabía adonde lo llevarían. Esa misma mañana fue trasladado al campamento del lado, el del tránsito a la libertad, Tres Ala­mos. Habían decidido que viviera, pero no contaban con que mi padre denunciaría por todo el mundo lo que le habían hecho y que había reconocido a uno de los agentes, el traidor Miguel Estay Reino, el "Fanta".

La información que entregó Valenzuela era una bomba, en rigor, sigue siendo una bomba. En ella se establece, entre otros aspectos, que Viviana Ugarte Sandoval, alias "La Pochi", había participado como agente del Comando Conjunto en la detención ilegal de mi padre. Presumiblemente ella es la mujer que relata papá en "La sesión macabra continua" que lo acariciba mientras le aplicaban electricidad.

Sí. Viviana Lucinda Ugarte Sandoval es la esposa del general de la FACH Patricio Campos, quien es la persona nombrada por las Fuerzas Armadas que participó en la Mesa de Diálogo que tenía por objeto recabar información acerca del paradero de los detenidos desaparecidos en Chile... Curiosamente, precisamente la información que correspondía a las víctimas del Comando Conjunto fua alterada, de acuerdo a las declaraciones de Otto Trujillo, "Colmillo Blanco", otro agente del Comando Conjunto que contó su versión de la verdad al diario La Nación...

Por desgracia, y por razones que aún no logro comprender, la entrevista a Andrés Valenzuela fue publicada sin autorización de mi padre y José Manuel en el extranjero, antes que ellos pudieran ponerse a salvo. Los agentes del Comando Conjunto, ahora agrupados en un departamento de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros, con domicilio en calle Dieciocho, en el mismo local de la "Firma", se pusieron en alerta y decidieron cortar literalmente el problema por la raíz: eliminar a José Manuel y mi padre.

Y a eso a lo que se abocaron el 29 de marzo de 1985, del cual hoy conmemoramos 21 años del último beso que le di a papá...

[Sigue leyendo El amor es más fuerte]

47 comentarios:

Aynna Dannan dijo...

Un abrazo, Manuel.

El Memorial, son las tres sillas??
Ojalá pongas una foto.
Mis saludos

Anónimo dijo...

Hola querido Manuel, hoy es un dia lleno de muchos recuerdos de tristeza y de reconocimiento a un hombre de un valor incalculable.
Quiero decirte que esta mañana no te he podido acompañar a la ceremonia en la presidenta Bachelet recordo con mucha tristesa y dolor este día, pero hoy en la tarde estaré contigo y con toda la familia y será desde hoy y para siempre.
con cariño y respeto
Paula Guerrero

Anónimo dijo...

Manuel, ¿como del horror has podido hacer ésto?
Me acuerdo de ti, de tu papá, el tio manuel.
recuerdo cuando llego al colegio y se presento, y en un acto te presenta a ti con la guitarra.
Me acuerdo que nos hacía clases, de un ramo llamado "biblioteca", y nos contaba peliculas entre otras cosas.
Me acuerdo de el, y gracias a las fotos que pusiste, asi era, mis recuerdos de los 12 años no lo han cambiado. Me acuerdo cuando a finales del 84 estuvo escondido y en marzo, despues del terremoto, aperecio de nuevo. Recuerdo la alegriia de verlo y tenerlo de nuevo.
Lo recuerdo bailando cumbia en la fiesta del 18.
Lo recuerdo con un chaleco celeste con trenzas, que despues tu ocupabas.
Lo vi esa mañana, conversando en la entrada, no recuerdo si lo salude, estaba con una chaqueta de cuero con cierre, o no?
y los helicopteros despues, y el tio leo, que no llegaba la ambulancia.
A ti manuel te recuerdo, cuando antes que aparecieran asesinados, en una reunion en el colegio decias que teniamos que hacer algo.
En el funeral, alque fui con mi familia Recuerdo unos afiches con las palabras de tu padre
construyamos la vida exigiendo justicia
Te recuerdo despues, no eramos amigos, yo era menor, no me atrevía acercarme a ti en el patio, no sabía que decirte.
Te recuerdo cantando , "te recuerdo amanda " en una liturgia en el latino, y que solo tu pudiste terminar la canción, el resto nos pusimos a llorar o quedamos en silencio.
recuerdo cuando te quebraron la nariz, y cuando finalmente te tuviste que ir.
Y todo esto paso hace 21 años esta historia de ficción fue y es real.
Hace 21 años conocí la muerte, y la lección más grande en la vida, del respeto a la vida sobre todas las cosas.


Porque no queremos
porque no podemos olvidar

Gracias

ex latino

Anónimo dijo...

Estimado Manuel,
Lamento solo poderte acompañar desde la distancia pues me encuentro fuera de Chile (en Colombia). Lamentablemente mis obligaciones profesionales me han muchas veces hecho perder la oportunidad de poder estar en estas ocasiones, donde hubiese querido poder expresarte en forma personal lo que te manifesté en mis notas anteriores: mi entrañable aprecio por tu padre.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Manuel
Lamentablemente por motivos de trabajo no he podido estar presente hoy, pero quiero mediante este correo hacerte llegar un abrazo y agradecimiento por la sobrecogedora travesía que nos has invitado a hacer con tu padre.

muchas gracias por ayudarnos a crecer con la compañía de quienes de diferentes modos siguen caminando, transmitiendo su valioso ejemplo sin tal vez habérselo propuesto.

Anónimo dijo...

Manuel:
espero no incomodar, más la intención es solo expresarte algunas cosas...
como bien dijiste...
en el recuerdo de nuestros compañeros, debemos estar los que queremos estar,
las invitaciones son un mero formalismo.
mientras escribo, me recorre una emoción especial,
cada lagrima es el sentimiento de reconocer la entrega de los tuyos, de los otros,
de los que no tenemos a nuestro lado,
con toda la falta que nos hacen.
No nos conocemos, más no importa cuando se comparten ideales y valores comunes.

Anónimo dijo...

La verdad...
Después de escucharte siento que en algo he fallado...
En cierta forma, producto de las circunstancias históricas por las que has pasado, con la perdida de tu padre y compañeros de la Jota, recién hoy entiendo que, de verdad, tu opción en segunda vuelta, es una decisión política fundada en un análisis muy generoso, con una justificación, más que atendible.

Hoy miércoles 29, al escuchar tu voz, me trajo a la mente parte de las luchas que dimos por la recuperación de la democracia, en ese año, yo tenía 20 años, participaba activamente en la coordinadora de derechos humanos de la zona sur oriente, en las protestas populares.

Hoy, tengo 40 años, de alguna forma, desde hace ya varios más, tratamos de empujar las luchas nuevamente, en otras trincheras, en el campo sindical, en el campo educacional, con el orgullo que en este camino posible, también va mi hija, Camila, esta en estas batallas, nació a días de haber ganado la democracia, más allá que hoy tenemos una democracia excluyente, no participativa, autoritaria contra los que pensamos distinto.

Me alejo del sentido de estas líneas, porque no soy yo el importante, son otros grandes compañeros, generosos compañeros, comprometidos compañeros, me parece que tu lo dijiste antes, o fue otro el que expreso dichas palabras, pero que cobran verdadero sentido, nuestros compañeros que ya no están, no son “víctimas de la dictadura” sino que son “luchadores por la libertad”, cayeron por el compromiso de fortalecer las luchas, como bien dijeron, una generación consecuente, más allá de haber sido víctimas de los traidores y asesinos, si, de los traidores del partido y de otros partidos, que olvidaron su lealtad, ante los miedos propios, y no trepidaron en delatar a nuestros compañeros.

La emoción que me recorrió al escuchar tus palabras nos hace falta, se hace necesaria, ya que es la energía vital suficiente para creer en que nuestro proyecto es posible, así lo creo, por ello entrego mi pequeño grano de arena. No puedo dejar de mencionarte que vote nulo, por la intima convicción que nada se resuelve con más continuismo, no creo en ellos, y cuando digo ellos, los etiqueto con nombre y apellido, ellos, algunos de los que traicionaron a la patria y al pueblo al confabular para el golpe, y otros, otrora dignos dirigentes socialistas, que hoy solo defienden cuotas personales y familiares de poder, más grave aun, empujando un sistema económico, social, cultural y político nefasto para las grandes mayorías, y por sobretodo, contrarios, en esencia, a los principios que el compañero Allende nunca transo.

Al leer algunas cosas por Internet, como “traición” y otras, que han sido levantadas por otros compañeros, me doy cuenta que no hemos sido capaces de forjar una unidad más profunda, más honesta, más verdadera, con el amor y sensibilidad que nos hace falta, para ser más tolerantes, porque la esencia del desarrollo de las luchas debería fundarse en el crecimiento de las confianzas, en la necesidad de entender que no tenemos porque pensar todos igual, que no tenemos porque tener las mismas estrategias o tácticas para enfrentar las decisiones y cambios políticos, ello, sin embargo, no debe ser mérito suficiente para descalificar a los otros, pensando que buscamos caminos comunes para un mejor vivir, en colectivo, con las mayorías excluidas. Es de suma importancia, replantear formulas de tolerancia e inclusión, para fortalecer una unidad coherente, que no solo nos permita mejorar el trabajo de nuestra izquierda, sino también que la comunicación sea mirándonos a los ojos, sin temores.

Puede que tome varios puntos o mezcle las cosas, que sea demasiado reiterativo, pero el sentido de todo esto es tan solo expresarte que son muchos más los caminos los caminos que nos unen, y esa debe ser nuestra verdadera fortaleza, nuestra verdadera bandera, en todos los ámbitos de nuestras vidas, cada uno con sus formas, pero en unidad, como esa indestructible unidad y coherencia de esa hermosa generación generosa que lo dio todo, por los que abrieron los caminos, y aquí me detengo un pequeño instante, para reflexionar, porque el sentido de las palabras no es llenar muros vacíos, no es sembrar consignas de lucha que no llevamos a la practica, desgraciadamente hay muchos por ahí que solo se quedan en un buen discurso, rasgan vestiduras ante la critica constructiva, pero que pone de manifiesto ciertas actitudes o acciones contrarias al movimiento social y su unidad, en fin, son muchas las cosas, pero hay tiempo para reconocernos en el camino.

De corazón, te agradezco tus palabras, mira, que extraño, aunque en verdad no lo es, mis ojos se humedecen al traer esos infinitos recuerdos, que nos dan la certeza necesaria de saber que el camino de esos grandes jóvenes no puede, ni debe ser en vano.

Termino con Recabarren, citando una pequeña frase...

Si lo que pensamos es bueno...
Debemos llevarlo a la practica.

Un abrazo a la distancia y desde ti...
A la memoria de tu padre.

Anónimo dijo...

La verdad...
Después de escucharte siento que en algo he fallado...
En cierta forma, producto de las circunstancias históricas por las que has pasado, con la perdida de tu padre y compañeros de la Jota, recién hoy entiendo que, de verdad, tu opción en segunda vuelta, es una decisión política fundada en un análisis muy generoso, con una justificación, más que atendible.

Hoy miércoles 29, al escuchar tu voz, me trajo a la mente parte de las luchas que dimos por la recuperación de la democracia, en ese año, yo tenía 20 años, participaba activamente en la coordinadora de derechos humanos de la zona sur oriente, en las protestas populares.

Hoy, tengo 40 años, de alguna forma, desde hace ya varios más, tratamos de empujar las luchas nuevamente, en otras trincheras, en el campo sindical, en el campo educacional, con el orgullo que en este camino posible, también va mi hija, Camila, esta en estas batallas, nació a días de haber ganado la democracia, más allá que hoy tenemos una democracia excluyente, no participativa, autoritaria contra los que pensamos distinto.

Me alejo del sentido de estas líneas, porque no soy yo el importante, son otros grandes compañeros, generosos compañeros, comprometidos compañeros, me parece que tu lo dijiste antes, o fue otro el que expreso dichas palabras, pero que cobran verdadero sentido, nuestros compañeros que ya no están, no son “víctimas de la dictadura” sino que son “luchadores por la libertad”, cayeron por el compromiso de fortalecer las luchas, como bien dijeron, una generación consecuente, más allá de haber sido víctimas de los traidores y asesinos, si, de los traidores del partido y de otros partidos, que olvidaron su lealtad, ante los miedos propios, y no trepidaron en delatar a nuestros compañeros.

La emoción que me recorrió al escuchar tus palabras nos hace falta, se hace necesaria, ya que es la energía vital suficiente para creer en que nuestro proyecto es posible, así lo creo, por ello entrego mi pequeño grano de arena. No puedo dejar de mencionarte que vote nulo, por la intima convicción que nada se resuelve con más continuismo, no creo en ellos, y cuando digo ellos, los etiqueto con nombre y apellido, ellos, algunos de los que traicionaron a la patria y al pueblo al confabular para el golpe, y otros, otrora dignos dirigentes socialistas, que hoy solo defienden cuotas personales y familiares de poder, más grave aun, empujando un sistema económico, social, cultural y político nefasto para las grandes mayorías, y por sobretodo, contrarios, en esencia, a los principios que el compañero Allende nunca transo.

Al leer algunas cosas por Internet, como “traición” y otras, que han sido levantadas por otros compañeros, me doy cuenta que no hemos sido capaces de forjar una unidad más profunda, más honesta, más verdadera, con el amor y sensibilidad que nos hace falta, para ser más tolerantes, porque la esencia del desarrollo de las luchas debería fundarse en el crecimiento de las confianzas, en la necesidad de entender que no tenemos porque pensar todos igual, que no tenemos porque tener las mismas estrategias o tácticas para enfrentar las decisiones y cambios políticos, ello, sin embargo, no debe ser mérito suficiente para descalificar a los otros, pensando que buscamos caminos comunes para un mejor vivir, en colectivo, con las mayorías excluidas. Es de suma importancia, replantear formulas de tolerancia e inclusión, para fortalecer una unidad coherente, que no solo nos permita mejorar el trabajo de nuestra izquierda, sino también que la comunicación sea mirándonos a los ojos, sin temores.

Puede que tome varios puntos o mezcle las cosas, que sea demasiado reiterativo, pero el sentido de todo esto es tan solo expresarte que son muchos más los caminos los caminos que nos unen, y esa debe ser nuestra verdadera fortaleza, nuestra verdadera bandera, en todos los ámbitos de nuestras vidas, cada uno con sus formas, pero en unidad, como esa indestructible unidad y coherencia de esa hermosa generación generosa que lo dio todo, por los que abrieron los caminos, y aquí me detengo un pequeño instante, para reflexionar, porque el sentido de las palabras no es llenar muros vacíos, no es sembrar consignas de lucha que no llevamos a la practica, desgraciadamente hay muchos por ahí que solo se quedan en un buen discurso, rasgan vestiduras ante la critica constructiva, pero que pone de manifiesto ciertas actitudes o acciones contrarias al movimiento social y su unidad, en fin, son muchas las cosas, pero hay tiempo para reconocernos en el camino.

De corazón, te agradezco tus palabras, mira, que extraño, aunque en verdad no lo es, mis ojos se humedecen al traer esos infinitos recuerdos, que nos dan la certeza necesaria de saber que el camino de esos grandes jóvenes no puede, ni debe ser en vano.

Termino con Recabarren, citando una pequeña frase...

Si lo que pensamos es bueno...
Debemos llevarlo a la practica.

Un abrazo a la distancia y desde ti...
A la memoria de tu padre.

Anónimo dijo...

Querido Manuel,
El día estará lleno de emociones fuertes para tí: vaya aquí nuestro testimonio de solidaridad, de afecto y de admiración por vuestro combate, que es el de la dignidad y la vida, y por ello el de los pueblos de la Tierra, el de todos los que están empeñados en la construcción de un mundo de justicia y progreso social. Tu familia y tú habéis soportado y seguís haciéndolo un peso inmenso en esa lucha de muchos en Chile, en América Latina y en todo el Mundo. Tienes toda la legitimidad para sentirte muy orgulloso de vuestra enorme contribución, de vuestro ejemplo, por el que toda persona decente debe expresar el más profundo respeto y agradecimiento. Tienes toda la razón en proclamar que, por imperfectas y limitadas que puedan parecer algunas conquistas sociales (y por terribles que sean algunos retrocesos), nunca se hubieran alcanzado sin el sacrificio de tantos luchadores, sin su valor supremo y su desprendimiento y generosidad más absolutos. Muchos comunistas en Chile y en todo el Mundo han pagado el precio más elevado en este combate por los trabajadores y los pueblos, por el futuro, por la vida. No, tu padre no está solo. El sentido que dio a su vida está preñado de futuro. Vuestro combate por la memoria, contra la ignominia de los asesinos, sus impulsores y sus encubridores es un combate por la humanidad. Por la memoria de Nattino, Parada y Guerrero. Con vosotros siempre.

Anónimo dijo...

Manuel,
Muchas gracias por la invitación. Espero salga todo bien en el acto y su significado, que en lo personal también siento muy cercano. Desde ya me parece muy positivo que asista Bachellet.
Lamentablemente no puedo asistir pues estoy tapado de tareas pendientes por la pega y el estudio.
Mucha fuerza compañero Guerrero, y mi más alta estima por usted y por el trabajo que ha hecho en la recuperación y difusión de los escritos de su padre.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Querido Manuel, pese a que de seguro no logro comprenderles en toda su magnitud, te escribo pues quiero enviarte un abrazo, un abrazo de esos únicos y esenciales... por todo el significado de estos días y también por los logros que ellos nos traen y de los cuales tú y muchos otros son cómplices y artífices directos.

Los imagino tumultuosos en sentimientos, y en deseos de vida, paz y justicia para todos, tal como lo sigue soñando aun tu Padre...

Gracias además por el significado de todos estos textos enviados y lo que ellos nos dejan. Sobre todo por la invitación abierta con que nos interpelan.

Con enorme cariño y reconocimiento

Anónimo dijo...

Estimado Manuel,
He tenido la suerte de recibir cada uno de tus escritos, los que además de ser muy emotivos y necesarios para nuestra memoria que a veces se torna un tanto feble, tienen una gran calidad literaria.

Recibe un gran abrazo y te agradezco tanto los escritos como la invitación.

Anónimo dijo...

Hola Manuel,
he leido por casualidad los escritos tuyos en memoria de tu padre.
No olvidaremos aquellos anos terribiles de la dictadura y conserveremos el recuerdo de la victimas inocentes.
Gracias por tu testimonio.

Anónimo dijo...

Querido Manuel,
Veo difícil poder asistir, pero te mando un abrazo apretado de apoyo y cariño.
He leido todos los escritos de tu padre, gracias por compartirlos con nosotros.
Mi padre también se acordó de ti en el día de hoy y te manda saludos afectuosos en estas fechas.
Cariños

Anónimo dijo...

Querido Manuel:
Hoy ví a Camila y sus compañeros manifestándose por su
abuelo, en contra de la impunidad y el olvido frente
al colegio, me dió mucho orgullo ver que los cabros
(que fueron mis estudiantes) sepan hacer unalto en la
vorágine y manifestarse.
En fin, en este día te envío un abrazo sincero

Eduardo Arriagada L dijo...

En este día de doble conmemoración, por los tres compañeros docentes cobardemente asesinados y por la memoria de los hermanos Vergara Toledo, hoy el recordar tiene que inflamarse ardientemente por quienes seguimos en esta dolorida tierra para reconstituir el sueño y el anhelo de todos los que murieron por un mundo mejor.

21 años de perseguir a la justicia para que haga su deber, que vergüenza para Chile cuando su dictador descansa tranquilamente esperando su muerte por su vejez cuando él nos mató por jóvenes de ideales.

Manuel, gracias por este blog tan hermoso y significativo. Para quienes nos despertamos día a día queriendo un nuevo rojo amanecer, Manuel, José Manuel y Santiago, serán los pilares para el resto de nuestra vidas.

---

Te dejo mi blog que patudamente postie un extracto de tu escrito, que espero que me visites y que me escribas en mi libro.


http://eduardoarriagada.blogspot.com
eduardo.arriagadalagunas@gmail.com

Eduardo Arriagada L dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

HOY HARE EN NOMBRE DE LA "AGRUPACION NACIONAL DE EX PRESOS POLITICOS DE CHILE", DE LA CUAL SOY DIRIGENTE, UN SALUDO A LA CONMEMORACION DEL UMBRAL DE HEROE NUESTRO, MIO, QUE MANUEL ASUMIO CON TODA LA ENTEREZA DE SUS CONVICCIONES, DE SUS CERTEZAS, DE SUS ESPERANZAS... ESTE 21 ANIVERSARIO SE SUCEDE EN MEDIO DEL DESPIADADO DESARROLLO DEL SISTEMA NEOLIBERAL, CUANDO BUSCAN LOS CANALLAS DUEÑOS DE TODO, LA CONSOLIDACION DE LA EXPRESION SUPERIOR DEL CAPITAL...
SIN DUDA, SERAN LOS JOVENES LOS AQUILATADORES DE ESTA TREMENDA ENERGIA Y LA NECESITARAN, PORQUE LA LUCHA CONTINUA, CRECE, MEJORA, DEVIENE EN NUEVAS ESPERANZAS. SOMOS SOBREVIVIENTES PARA RETOMAR LA LUCHA, PARA RETOMAR LA SENDA AL SOCIALISMO, PARA VOLVER A SOÑAR...SALUDO PARA TI MANUEL HIJO...TE QUEREMOS...
ANEXPP - CHILE

Anónimo dijo...

Hola Querido Amigo Manuel y Familia
Espero en Dios que tú y toda tu familia estén gozando de buena salud y que todo lo que te rodea, en la madurez que da la vida, te/ les esté siendo más amable cada día y que los años vayan convidando esa plenitud y tranquilidad que todo ser humano desea para sí.

Tu email- invitación, como botón de contacto presionado me hizo recordar la primera vez que yo llegara a Chile después de 10 años en Suecia, en ese mismo mes y en ese mismo fatídico año y vivir tensamente esos mismos profundamente amargos días, cuando sucedieron muchas cosas za la vez: como la " bomba" puesta el 6 de marzo del 1985, como autoprovocación por supuesto, en un departamento del Hotel Araucano de Concepción para iniciar la casa de brujas y deterner, supuestamente, antes del 8 de marzo, día internacional de la mujer, el plan comunista de desestabilización contra el gobierno militar a lo cual sumaron, posteriormente, ese triple magnicidio, asesinado esperpéntico, macabro, propio de bestias para atemorizar las conciencias libertarias de nuestro pueblo, para desparramar, por el territorio nacional, el miedo paralizador.

De echo ahora el nombre de estos tres héroes libertarios, luchadores insignes por la justicia y los derechos humanos están grabados con ternura en el corazón y en las conciencias de todo ese Chile profundo que tú y yo conocemos y al cual concientemente pertenecemos.

Debes sentirte muy orgulloso de ser hijo de uno de ellos: Manuel Guerrero y por ello yo me siento orgulloso de ser tu amigo. En estos días estoy muy cerca de tí y de todos aquellos que sufrieron y sufren aun el dolor de tan inmensa pérdida y sobretodo sabiendo que tú y los que bien te acompañan siguen ese mismo ejemplo, esa misma lucha con el mismo objetivo por el cual tu padre dió su vida.

Gracias por hacerme, en la distancia, partícipe de tan merecido homenaje. Tu orgullo y tu dolor lo siento como mío.

Para estos Héroes, Dignos Combatientes del Pueblo, Honor y Gloria que sé, perdurará en la historia y para Tí y todos sus familiares mi admiración por la pureza, por la fortaleza y por vuestra consecuencia en continuar con la lucha que Ellos nos dejaron como herencia.
Tu amigo de siempre que se siente condecorado por tu amistad.
Gastón

Anónimo dijo...

querid@s amig@s:

Cómo hace 21 años, en un día como hoy no me salen las palabras. Sólo puedo decirles que en Barcelona florece la primavera, y quiero regalarselas.
No quiero que mi mudez momentánea (sobre todo después de que acabo de terminar de leer los escritos de los manueles, padre e hijo) sea impedimento para enviarles un abrazo apretado, lleno de solidaridad y vida, con la esperanza que da la justicia y honrar la memoria de los que queremos y echamos de menos.
besos y abrazos a tod@s
los quiero

Anónimo dijo...

Estamos contigo Manuel,junto a los muchos que cayeron en Chile , en la historia del enfrentamiento al Fascismo y la injusticia contra los pobres , los trabajadores y estudiantes del mundo
HASTA SIEMPRE EN LA LUCHA
TE RECORDAMOS DESDE EL EXILIO

Anónimo dijo...

He leido todo lo que has mandado, al menos mi memoria no se seca, me conmueve aún. Trataré de ir a alguna de las siguientes actividades, no sé... Un beso

Anónimo dijo...

No opino porque no quiero parecer melancólica. Sólo debo decir que los he leído todos y cada uno de ellos, he seguido la ruta de su padre, he sufrido y he llorado con él, he reído con sus alegrías y compartido sus penas de hombre soñador y luchador. Lo he seguido, es verdad, paso a paso, y hubiera querido decirle tantas cosas...pero no sé que decir en este momento.

Anónimo dijo...

Los sufrimientos que relatas no los puedo leer completos porque se me abren viejas cicatrices que ya creía cerradas.Perdóname si no voy a los actos que mencionas. Sé, como el que más, que debería estar ahí junto a mis viejos camaradas (muertos y vivos), pero hay algo dentro que me mantiene como un sujeto remoto, pero no menos dolido. A las viudas y a los huerfanos me gustaría abrazarlos y besarlos, como a mi propia famila (que afortunadamente puede mantener completa y junto a mí), pero este sólo acto me resulta injusto y doloroso. Nunca caí preso y nunca huí,pero siempre veo rostros como el "pelao Correa", Jaime Donato, y tantos más; veo los rostros de sus esposas e hijos...

Perdóname por no estar ahí, treinta años después de los acontecimientos.No te quepa duda que en esos años duros estuve donde debía estar y junto a los que nunca olvidaré. No te quepa duda tampoco que admiro el amor que demuestras por tu padre. Espero que toda tu energía se vuelque también hacia el futuro que los jóvenes como tu tienen ahora el deber y el derecho de construir. En esa juventud, donde también espero que se incluyan por lo menos algunos de mis hijos, tenemos depositadas nuestras esperanza.

Un viejo.

Anónimo dijo...

Leer tu relato es dificil, es leer la historia de tantos/tas. Se repiten patrones, la tortura, las separaciones, suenos truncados. Ironicamente tambien termine por un tiempo en Suecia con mi hijo mayor.
Gracias por dejarnos repasar el pasado, por pensar que tanto de lo que hemos vivido no se nos puede olvidar. Por otro nos hace que ese ese cumulo de historia nos exige que no nos conformemos con seudos democracia. El precio ha sido muy alto, es por ello que por lo que aspiramos debe ser una alternativa socialista.
Es dificil... un periodico de Mexico (La Jornada 3-27-06)escribia como el panorama de America Latina cambia y en algunos caso se pone claras posiciones anti-Bush. No obstante Chile aun no esclarece su posicion. Sin embargo el Finantial Times de UK claramente expresa que Bachalet no creara grandes olas con Washigton... seguira su modelo economico de libre cambio y al final de ese periodo tomara el poder la derecha....

La pregunta es ?Cuantos torturados, desaparecidos,familias hechos tiras han quedado en el camino ... para que?Para esto?
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Manuel: Durante todo este mes te he acompañado, a travez de la lectura de las notas de tu padre, en este camino de memoria al que nos invistate a entrar. Son muchos los sentimientos y reflexiones que ha generado en mi, esta forma tan particular de recordar. No soy muy buena para escribir, pero espero poder hacerlo para compartirlos contigo; encontrar las palabras apropiadas no me sera facil pero, lo intentaré.

En lo inmediato te cuento que por razones laborales y compromisos ya contraidos en este marco, no puedo asistir a la actividad programada para mañana. Sin embargo, recibe mi mano compañera y mi abrazo calido en esta hora tan significativa para tí, para tu familia y demás companeros y compañeras que comparten historia, dolor y tambien la esperanza y el coraje de mantener vivos a los suyos y sus proyectos.

Fraternalmente

Anónimo dijo...

Manuel:

no te conozco, jamás he visto tu rostro, pero creéme, sé de ti...tengo esta casilla de correo lleno de páginas escritas por tí y por tu padre, y cada vez que las leo, que abro la casilla y me meto en los pasajes que escriben, me emociono.
Y fíjate que me emociono, entre otras cosas, porque tengo la dicha y felicidad infinita de tener un padre profesor, izquierdista, choro, buen gallo, con el cual nos pegamos unos tintos y buenas conversas, destruimos y armamos el mundo. Yo creo que así es tu padre.

Es ahí cuando me emociono; porque reflexiono e imagino como sería de lindo si tu padre estuviera contigo, si pudieras sentir lo que yo vivo (sin afán de ufanar, sino más bien con mucha humildad). Porque creéme, te siento cercano, sin conocerte como he dicho.

Dentro de todo lo que espero te escriban, vaya este saludo fraterno con ganas, para tí y para tu padre.

Desde Valparaíso

Anónimo dijo...

...que todo resulte bien amigo mìo...recibe mi intenso estar...

Anónimo dijo...

Estimado Manuel:
Yo no conocí en persona a tu padre, si supe de él como ya te lo mencioné en correo anterior y de muchas (os) que vivieron las mismas atrocidades, sin embargo no se si tu padre estaría conforme con esta seudodemocracia. Somos muchos (as) los que estuvimos como Manuel luchando en la calle, enfrentando a la dictadura con nuestros propios cuerpos. Como ya te lo señalé el pueblo siempre recordará a tu padre porque luchó contra la dictadura donde las papas quemaban acá en su propio país. A pesar de que después del 76 ustedes se fueron a europa, tu padre volvió a luchar desde su propio país y eso jamás se olvidará. Te recuerdo que el 82 comenzaron las protestas en las calles donde muchos (as) dieron su vida por recuperar la democracia, en esos años donde el pueblo de verdad una vez más se organizó y dijo basta, sin embargo fue a espaldas del pueblo y no él mismo el que negoció con los asesinos, fueron otros (as) y fíjate que da la casualidad que son muchos de los retornados (as), socialistas renovados, demócratas cristianos golpistas los que tuvieron la cara de rajés de traicionar una vez más al pueblo. Son estos (as) los que ahora nos gobiernan y nos llaman a la reconciliación al reencuentro de todos (as) los chilenos (as). La lucha continua compañero.... Ni perdón, ni olvido! Gracias por la invitación a particpar de las actividades y una vez más gracias por compartir conmigo los escritos de tu padre. Un abrazo fraternal

Anónimo dijo...

Te acompaño.

Un abrazo fuerte,

p

Anónimo dijo...

manuel
un gran abrazo a la distancia, para ti y tu familia, para javiera y sus hermanos.

Ex latino

Paloma dijo...

Sólo un gran abrazo... Hoy no podré estar en las velitas, pero mando parte de mi corazón...
Paloma

Anónimo dijo...

manuelito: hoy te vi en la tv, por supuesto que no tienes la facha de los 15 años, eres un hombre, con pelada y todo... lo de ayer fue bastante fuerte, para leerlo con mucha calma...estos si que fueron carajo y este pais tiene mala memoria, muy mala memoria...te agradesco los envíos
un abrazo, emocionado...qué más da, emocionado, emocionado, como el del poeta César Vallejos

Anónimo dijo...

Querido Manuel: Gracias por estos días en que nos has permitido recordar a Manuel, su fuerza, su valentía, su dignidad de luchador comunista y ser humano. Tengo la certeza de que para ti no ha sido sencillo compartir estos recuerdos tan dolorosos y horrendos, aunque sin duda pudiste sentir el sano orgullo de ser su hijo. Lamento no poder acompañarte el Sabado al Cementerio, no estaré en Santiago, pero de todas formas siente que allí estaremos. Un abrazo.

Anónimo dijo...

"Un lugar para la memoria: Nattino, Parada y Guerrero", desde este norte a esa hora me conecté con tod@s ustedes. Te presento mis respetos y recuerdo las palabras de que no todo tiempo pasado fue mejor; " y que hoy es siempre todavía" para la verdad y la justicia. Querido Manuel, por Nattino, Parada, Guerrero y todos y todas las personas que este país de asesinos impunes arrebató cruelmente ...Querido Manuel como dice Ismael Serrano :"siempre nos dicen que olvidemos los que tienen problemas de conciencia"...Querido Manuel estando tan lejos físicamente me siento desde esta Caldera muy cerca de ustedes... Sol

Anónimo dijo...

Querido Manuel y Karen:
Los deberes nos impidieron estar con ustedes en este aniversario.
Quiero felicitarte por todo lo que tu haces contra la impunidad de crimenes tan horrendos.
Leer tu libro nos aydará a todos a estar alerta presentes en la lucha por la justicia, también en nuestras obras.
Les abraza con cariño
Patricio Bunster y todo el Espiral

Anónimo dijo...

Manuel quiero darte un abrazo fraternal, en este día. Me quedo con tus palabras que recogió Tvn al medio día de hoy " Sin odio" , nosotros con nuestro dolor pensamos igual solo agregaría sin olvido, que es una forma de justicia.
Un abrazo.

in.tuyo dijo...

Qué lindo ver que tanta gente entiende de lo que hablamos. Me estremecí cuando me nombraste hoy frente a la Presidenta, recordando todo lo que vivimos esa mañana hace 21 años. Hoy el dolor cumple mayoría de edad, y admiro cómo has llevado esto y el adulto maravilloso en que te has convertido. Un ejemplo. Gracias por compartir tu alma, con dolor y todo, por aquí. Voy saliendo ahora a comprar velitas. Abrazo,

--
i.

Anónimo dijo...

No nos conocemos, pese a ser apoderados del mismo colegio, no conocì a tu padre, tampoco milité en partidos de izquierda, nunca tuve un familiar detenido, ni menos desaparecido, a lo mas algunos amigos o camaradas de JDC que estuvieron detenidos por un tiempo, y yo que me tomeron detenido por un par de noches por andar rayando las paredes con un "No a Pinochet", es decir a mi no me ha pasado nada de lo que tu y tu familia les ha tocado vivir. Con el tiempo y por el hecho de ser padre, me ha conmovido mucho todos estos correos que me llegan y que relatan la experiencia de tu padre y la tuya misma. Yo tenìa unos 22 años cuando secuestraron y mataron a tu papà, en ese momento fue para mi un hecho repudiable, hoy en dia cuando se recuerda esa fecha me conmueve, me conmueve desde ese relato expresado por tì.
Bueno, el legado de tu padre se extiende y a todos nos enseña lo que es el amor.
Un abrazo

Montserrat Nicolas dijo...

De a poco...

Carolonline dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Carolonline dijo...

GUERRERO

NO SABES CUAN GRANDE HA SIDO TU PADRE SINO ES A TRAVES DE TUS EXPRESIONES QUE BROTAN DE UN HIJO AMADO DE UN NIÑO QUE AUN CLAMA POR LA MUERTE DEL PADRE Y DE SUS CAMARADAS..

Mi niño adulto estar escribiendote es estar reconociendo nuestra memoria bloquedada por desconocimientos y temores de una sociedad que se desangraba la cual necesitaba ser curada a traves de la comunidad que anhelaba reencontrase con la verdad lo real...
Tu Manuel provocas un despertar a la realidad con transparencia con dignidad y humildad..
Nos enseñaste mirarte y a miraronos unos a otros para reconocer que por sobretodo es
EL AMOR QUIEN NOS ALIMENTA LA VIDA..

Que la esperanza camina junto a nosotros para buscar el mundo donde todo es posible para quienes carecemos de equlibrio cuando las oportunidades son las menos para ayudarnos a revertir nuestra existencia en esta tierra..



Tu sabes que me pasa cuando te apareces y te dejas acariciar la vida para sentir que soy tuya y que todos somos para relacionarnos con nuestras vidas hechos y vivencias donde la transparencia sea el principio para vivirnos en consciencia socialmente fraterna y que nos brinde llegar a ejercer nuestros derechos en plenitud como muchos mas.....
Un abrazo a tu vida.
El Diario de Carolonline

Carolonline dijo...

"Aquí no se cierra una etapa, sino que se abre una nueva. Chile está dispuesto a no olvidar, a rendirle tributo a los luchadores por la democracia", hablaba mi "Guerrero" en el tributo de amor declarado un 28.m.06,
quien era apenas un niño cuando vio por última vez a su padre al momento de ser secuestrado por agentes del régimen.

Pedro dijo...

Estimado Manuel,no estâs solo.Tu padre recibe el beso de todos los chilenos que luchamos por una patria màs justa y solidaria. Un abrazo desde el exilio.

Paty Bravo dijo...

Que hermoso trabajo que has hecho para tu padre, y para todos nosotros a quienes, a veces, la memoria nos abandona.

Febunba dijo...

Es fantástico lo que haces para con el recuerdo de tu padre.
Muy emocionante.
Grandes Guerreros.

Marxxxcelovaldes dijo...

Simplemente he quedado marcando ocupado.yo conocia esta historia,porque pese a que provendo de una familia apoliticA es por esto que tal vez nadie en ella sufrio algun grado de la crueldad que como veneno esparcio cobardemente la dictadura..
es increible como el amo a veces puede mas.
un gusto leer tu blog..es mas..con tu permiso he tomado el articulo "desaparecer al desaparecido y lo he puesto en la pagina

www.mascultura.cl

un abrazo.
marcelo.