29 junio 2010

Hasta siempre Lucho Vitale

En Santiago de Chile y durante la madrugada del domingo 27 de junio, falleció el legendario académico, escritor Luis Vitale.

Revolucionario, profesor universitario y tanguero impenitente, nacido en Argentina y chileno por elección, en sus obras abordó la historia social comparada de los pueblos de América Latina, la historia de Chile, la teoría de la historia, los pueblos originarios, el protagonismo social de la mujer, el deterioro ambiental, la vida cotidiana, los movimientos estudiantiles, teoría política, entre otros.

Fue académico titular de la Universidad de Chile, Universidad de Concepción, Universidad Técnica del Estado, Universidad Gôete de Frankfurt, Universidad Central de Venezuela, Universidad Nacional de Bogotá, Universidad Río Cuarto de Córdoba, Argentina, y fue Profesor Doctor Emérito de la Universidad de Groningen, en Hamburgo.

El Ciudadano cuenta que estuvo vinculado en sus inicios a grupos anarquistas ligados a la Federación Obrera Regional Argentina (Fora) cuando era estudiante, se volvió trotskista al tiempo, ingresando al Partido Obrero Revolucionario (POR) el año 1952, para abandonarlo al trasladarse a Chile.

Desde su misma llegada al país en 1955 ingresó a la política participando junto a Humberto Valenzuela en el POR del país, partido hermano de su homónimo trasandino, militancia que combinaba con su trabajo sindical llegando a ser presidente de la Federación de Química y Farmacia. Estuvo junto a Clotario Blest en la Central Única de Trabajadores (CUT) y luego continuó a su lado en el Movimiento de Fuerzas Revolucionarias (MFR) junto a comunistas disidentes y anarco sindicalistas como Ernesto Miranda.

Sus esfuerzos por generar una organización revolucionaria unida continuaron cuando ingresó junto al POR en el naciente Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en 1965, del que se retira a finales de esa década junto al resto de los trotskistas en 1969 por diferencias con la dirección del grupo de Miguel Enríquez.

Su vida partidaria terminó cuando militaba en el Partido Socialista Revolucionario (PSR), pequeño partido trotskista clandestino que existió durante la Unidad Popular. Luego del Golpe de Estado estuvo recluido en el Campo de Concentración de Chacabuco antes de partir al exilio a Europa, lo que no le impidió continuar colaborando con quienes necesitaran de su apoyo. De vuelta a Chile continuó escribiendo, participando en cuanta iniciativa pudiera y haciendo clases en la Universidad de Chile hasta el último momento.

Yo no tuve la oportunidad de conocerlo personalmente. Recuerdo de adolescente, en plena dictadura, haberme abalanzado con interés a leer la seguidilla de tomos de su "Interpretación Marxista de la Historia de Chile". En muchos aspectos, con el tiempo, me pareció un tanto forzada, pero es posible que él vio conecciones que uno se les escapan, y de cualquier manera es una obra de referencia para la aplicación de determinado marco teórico y perspectiva de análisis político. Sin duda debe ser uno de los historiadores que más rescata el papel del sujeto popular en sus obras, especialmente del pueblo mapuche y obrero en la Historia de Chile.

Una persona jugada, convencida, comprometida, que amó, estudió, luchó y vivió intensamente, lo que merece, ya por este hecho, toda mi admiración.

Hasta siempre Lucho Vitale, y que tu trabajo siga leyéndose y fermentando el asombro, la crítica, las propuestas transformadoras que han de advenir.
---

- Parte de entrevista dada a Andrés Figueroa Cornejo, el año 2009, que refleja en forma clara su perspectiva y posición frente a la actualidad:


¿Cuáles son aspectos que considera esenciales en la caracterización de la presente fase de acumulación capitalista en Chile y el mundo?

“La llamada globalización es en realidad una mundialización del capital que tiene crisis cíclicas, como las de 1994 y 2008-2009. Para nuestra América, y en especial para Chile, las tendencias se resumen en la privatización de las empresas antes nacionalizadas (cobre); el aumento de la deuda externa; la desindustrialización y control de la economía por transnacionales que no representan a un imperialismo determinado. Este proceso nos plantea la necesidad de actualizar nuestro programa antiimperialista. Ahora se trata de luchar por la nacionalización sin pago de las corporaciones transnacionales.”

¿Qué sectores sociales, de acuerdo al período, deberían ser aquellos desde donde recomponer las fuerzas populares?

“Me permito sugerir que para recuperar la conciencia de clase trabajadora es necesario fortalecer las organizaciones locales, como la comuna, donde participen los sindicatos del territorio. Además deben estar los pobladores, profesores de escuelas primarias y liceos, grupos ecologistas, movimientos de mujeres y estudiantes de colegios de cada comuna. Esta proposición habría que aplicarla en los territorios, en cada provincia, de acuerdo a las especificidades regionales. Otro punto corresponde a realizar una propuesta para contribuir a solucionar los problemas de los pueblos originarios mapuche y aymara. Es el momento para aplicar en Chile la reciente resolución del Convenio 169 de la OIT de las Naciones Unidas sobre el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios. Al respecto, sugiero proponer para Chile el Estado pluri-étnico: no se trata sólo de recuperar las tierras de las comunidades, sino de reivindicar sus derechos a la vivienda, salud, educación y establecer la representación política de las comunidades originarias. Otro aspecto importante es proponer la recuperación de las riquezas nacionales, esencialmente del cobre. Hay que nacionalizar las empresas privadas que pertenecieron a la pública Corporación del Cobre (Codelco) y que fueron privatizadas.”

¿Qué claves de la historia de Chile y el mundo rescataría para impulsar una estrategia emancipadora y socialista en la actualidad?

“Por lo menos ya sabemos lo que no queremos del llamado “socialismo real” de la Unión Soviética, lo que nos permite pensar las bases de una sociedad alternativa al capitalismo. Un socialismo distinto al estalinismo burocrático de la URSS. Creo que es pertinente rescatar para Chile y América Latina las experiencias de la Revolución Boliviana de 1952 – 55 en su primera victoria popular, y derrota del ejército burgués. Así también su planteamiento resumido en “todo el poder a la Central Obrera Boliviana (COB)”. Asimismo, los retos y bases de la Revolución Cubana. Para el caso específico de Chile, yo destaco la resolución de la Federación Obrera de Chile orientada por Luis Emilio Recabarren (padre de la clase trabajadora chilena), cuando dice que “derrocando el sistema capitalista, la Federación Obrera se hará cargo de la administración de la economía”. Además, es preciso rescatar y superar las deficiencias del gobierno popular de Salvador Allende; la nacionalización del cobre, la reforma agraria, y la creación del área de propiedad social con autogestión y control obrero de la producción.”

¿Qué personalidades y liderazgos destacaría desde los intereses de los trabajadores y el pueblo chilenos?

“Sin ninguna duda a Luis Emilio Recabarren y a Clotario Blest (fundador de la anticapitalista Central Única de Trabajadores de 1953).”

- Más info: Obras de Luis Vitale (en línea)

2 comentarios:

Sergio Peñafiel dijo...

Estimado Manuel: Agrego lo que escribí en facebook: Estoy conmocionado por la noticia. Conocía de la obra de Luis Vitale y tuve el agrado de encontrarme con él en Punta Arenas mientras yo me desempeñaba como director del Colegio Charles Darwin. Uno de los apoderados a quien mucho aprecio, a través de su hijo, alumno de 3° Medio, me invitó a la casa de Carlos Vega Delgado, editor e impresor, a quien ya conocía por el colegio. Su padre, el historiador Carlos Vega Letelie sostendría una conversación con Luis Vitale. Con Diego, mi alumno, llevamos la filmadora y él como improvisado, pero el más entendido camarógrafo del grupo, registró en VHS las casi dos horas de conversación, en una mesa redonda, compartiendo un vinito, en la que estaban también Diego Concha Otárola, padre de mi alumno, y Carlos Vega Delgado. Aprendizajes y emociones que no puedo describir aquí. Más aun me pareció para Diego hijo, que fue comprendiendo mientras filmaba que compartía un momento histórico, privilegiado, para quienes allí estábamos. Vuelvo a emocionarme recordando. Carlos Vega Delgado fue el impresor de la Historia Social Comparada de América Latina que no había logrado impresor. Esa edición fue resultado de un acto solidario con el maestro Vitale. No es raro que no se le recuerde. Es un testigo de la otra historia, la que no solemos encontrar en los libros oficiales. Un dato para conocer su obra y así mantener viva su memoria. Sus textos en pdf están en el siguiente sitio:
/mazinger.sisib.uchile.cl/repositorio/lb/filosofia_y_humanidades/vitale/

Manuel Guerrero dijo...

Muchas gracias querido Sergio por compartir tu memoria con nosotros. Se reafirma la idea que Lucho Vitale fue una gran persona.
slds!