26 septiembre 2008

¿Hasta cuándo más y más impunidad? ¿Es todo lo que podemos dar?

Amigos/as, 

Hubiese querido escribirles para ponerlos/as al día sobre mi campaña de candidato a Concejal por la comuna de Ñuñoa. O para anunciarles que pronto, luego de muchos años, al fin realizaremos el lanzamiento, por LOM Ediciones, del libro testimonial de mi padre “Desde el túnel. Diario de vida de un detenido desaparecido”. Pero todo esto pierde importancia en contraste con lo que está ocurriendo hoy, en nuestro país, de manera aberrante, en materia de Derechos Humanos.

Parece increíble que cuando muchas sensibilidades en nuestro país se conmueven, por el caso de la expulsión de José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, en Venezuela, y con razón o sin ella se movilicen a su favor, incluyendo a nuestra propia Cancillería, lo que pasa delante de nuestras propias narices y territorio no genera la misma conmoción, desconcierto y acción. Es fácil mirar la paja en el ojo ajeno, pero no observar la viga en el propio, dijo un personaje bastante sabio y justo hace un tiempo atrás. Es lo que nos está ocurriendo en Chile, ¡a casi veinte años de reconquistada la Democracia!

El punto es que hoy, en Chile, los delitos de lesa humanidad ya no están siendo castigados, pues se les aplica sistemáticamente una atenuante que se llama Media Prescripción, que es un fraude para engañar a la Comunidad Internacional: se deja a los condenados en libertad y se indemniza a las familias. Así no se evita que el Terrorismo de Estado no vuelva a ocurrir en Chile, pues sus responsables, una vez demostrada jurídicamente su culpabilidad, gozan de libertad inmediata, y estamos hablando de casos de ejecución, detención forzada y desaparición de personas, de tortura. Los familiares de las víctimas, de este modo, son nuevamente ultrajados en lugar de obtener justicia, ¡que es para lo cual las mayorías derrotamos a la dictadura de Pinochet!

El jueves 25 recién pasado, ocurrió lo mismo en el caso de Liquiñe: el empresario hotelero Luis García y otros no irán a la cárcel por su autoría en la masacre de 15 campesinos de octubre de 1973, a pesar que la sentencia de primera instancia dictada por el ministro Alejandro Solís, refrendada luego por la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, los sentenció a 18 años y cinco años y un día. La Sala Penal de la Corte Suprema les rebajó las penas a cinco y tres años y les concedió el beneficio de libertad vigilada.

Salvador Allende salió elegido, por la votación de millones de personas, como el personaje más importante de la Historia de Chile. Revuélvete en tu tumba amigo Presidente, que los chilenos y chilenas de hoy aún no somos capaces de revertir la impunidad, que se instala día a día como una realidad cotidiana, a cargo de las propias instituciones que debieran resguardar la Justicia y el Estado de Derecho.

No permitamos que esto siga ocurriendo. Aunque ya estemos afónicos de tanto decirlo, movilicémonos, hagámonos parte del derecho a la justicia que les asiste a miles de personas. Que los Derechos Humanos no solo existen y deben ser respetados en Venezuela, sino aquí, en nuestro espacio cotidiano de vida.

Un abrazo fraterno,
Manuel Guerrero Antequera

PD: Y como dice Amnistía Internacional: Infórmate, Indígnate, Actúa!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me impresiona, por decirlo menos, cómo estos señores, llamándose "demócratas" y siendo supuestamente "académicos", continúan haciendo del país una mitología. Solamente voy a decirle un par de cosas, primero que nada y solo por curiosidad :¿Usted sabe el número de detenidos por derechos humanos? ¿O solamente se ha dedicado a contar e investigar (esto último con suerte),los pocos casos, particularísimos por lo demas, en que supuestos violadores de los derechos humanos han salido "impunes"? Segundo, ¿Usted sabe si hay gente inocente detras de las rejas? Tercero, ¿Usted cree que los derechos humanos son globales y universales (en el término aristotélico de universalidad)? Y de creer que los derechos humanos son para todos los humanos, ¿Usted se ha preocupado de los derechos humanos de la gente que no es de izquierda? Esta ingenuidad con que los políticos tratan temas que desconocen, ayudan a imbecilizar a una sociedad entera, para que siga votando por una concertación y una izquierda cada día menos capaz, más sesgada, e ignorante. Realmente, ustedes mismos han destruído la ya lejana dignidad de los antiguos y verdaderos grupos de izquierda. Por último, si hay algo que rescatar de aquel infame periodo en el que gobernó Allende, es justamente la motivación honesta de educar a las masas, al pueblo, no de imbecilizarlas contando mitos, y falseando la historia misma.

P.D.: Como dato extra, supongo que estará al tanto de la arbitraria elección que ocurrió tras bambalinas, antes de que saliera el programa. Mi única pregunta es - por su aparente emoción al ver los resultados que tuvo Allende en el programa - ¿Cómo se siente "ganar" con trampa?

Manuel Guerrero dijo...

Interesante comentario Anónima. Se ve que tenemos puntos de vista muy distintos en esto. Pero en ningún caso trataré tu opinión de "imbécil". Sabes que el lenguaje también construye realidad -lo habrás comprobado con el titular de La Segunda "Muertos como ratas" de 1976-, por lo que me lenguaje se aparta bastante del tuyo. Allende ganó democráticamente, tanto en 1970, como en 1972 y ahora el 2008! A pesar de toda la campaña de la cual se vió rodeado durante los 17 años de dictadura. Imagino que debe ser exasperante eso, por lo que entiendo tu actitud de impotencia. ¿Cómo luchas ahora contra un fantasma tan grande? Qué difícil debe ser...
Manuel

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Manuel, en la Región del Maule ,la Suprema aplicó la prescripción al caso Melozal a pesar de haber detenidos desaparecidos sin recuperación de cuerpos. estamos mas que indignados.
Myrna Troncoso muñoz
Presidenta AFDDyEP Talca