04 diciembre 2007

El primer círculo



Cuando el mundo tira para abajo, es mejor no estar atado a nada, nos canta Charly. Y para ello, una de mis estrategias de sobrevivencia es aferrarme a la música, exponerme a su toque mágico, a luz que atraviesa a través de ella y llega a nosotros para alojarse en nuestra carne. Soy un ilustrado, como el de Ray Bradbury, pero no de tatuajes externos, sino de partituras y silencios. Un diapasón al aire, una caja de resonancia de madera de palo de rosa.

Gracias Pat Metheny, Lyle Mays y el dulce Pedro Aznar por este primer círculo. Lo llevaba puesto en 1986 en mi personal estéreo cuando nació mi hermana Montserrat, hasta que me invitaron entrar al parto. Me vestí de verde, respiré hondo y entré. El milagro, el don, el regalo más maravilloso salió del cuerpo de mamá. Un nuevo ser junto a nosotros. Viva la vida!!! Seguimos pa´delante no más.

6 comentarios:

Enech dijo...

QUE BONITOOOOO...
QUE INSPIRADORA LA MUSICA QUE TE ACOMPAÑABA EN AQUEL INSTANTE.
YO CUANDO ESCUCHO ESTE TEMA LEVITO, ES COMO ABRIR UNA VENTANA Y RESPIRAR MUY MUY HONDO.

TE REQUETEQUIERO.

VISITA NUESTRO NUEVO BLOG, "EL NUEVO EJERCITO CHILENO"
JOVENES EMERGIENDO.
HOY NOS ENTREVISTARON DEL THE CLINIC.

Lena...en algun lugar del mundo dijo...

La musica nos salva, nos transporta, nos recuerda y nos mantiene a nuestros seres queridos cerca.
A mi me ocurre algo extraño, no siento mucha conexion con Chile como pais pero cuando escucho esa musica que escuchaban mis padres, la musica de Chile me remueve algo...tan potente que pueden ser unas notas musicales...

Precioso tu escrito,
Un abrazo,

Manuel Guerrero dijo...

Abrazos Lena.
Manolo.

Marce Mercado dijo...

Viva la Vida...que vence a la muerte !!!

Un abrazo

Marce

Ignace dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignace dijo...

Qué lindo, no? Recuerdo unas mañanas, yendo hacia el colegio oyendo ese disco en el Walkman compartido de Cecilia, volviendo de algún acuartelamiento. La palabra suena tan grande que parciera que íbamos a tomarnos La Moneda, pero no; simplemente íbamos a pintar unos muros o a organizar una asamblea, aunque con esa música en nuestros "personals" y el alma llena de ideales, logramos sacar de su puesto a un ministro pinochetista. Hoy ese álbum es una de mis mayores influencias musicales, Lyle y Pat me enseñaron cómo tiene que sonar una banda y Pedro hasta el día de hoy es una inspiración en el tema de la voz. Desde ese entonces me convertí en un especie de pre-emo. Gracias por este recordatorio -y tantos otros-, tienes ese don de decir lo oportuno en el momento preciso.